Escribo desde la fealdad, y para las feas, las viejas, las camioneras, las frígidas, las mal folladas, las infollables, todas las excluidas del gran mercado de la buena chica” así empieza “Teoría King Kong”, de Virginie Despentes un libro de referencia dentro del feminismo e imprescindible para comenzar tu recorrido por las lecturas de género.

**

Por: Victoria Briccola

Nos encontramos con Teoría King Kong cuando tenemos que hablar de un hito de la literatura feminista y de la teoría de género.

Muchas reseñas han acertado al afirmar que podes estar de acuerdo o en desacuerdo en ciertos aspectos de su relato pero es casi imposible que te deje indiferente. No solo eso, sino que también te contagia una postura aguerrida contra la opresión de la mujer en las manos del capitalismo y te sacude e invita a cambiar esa situación.

Es decir, su idea central es despedirse de las posturas de sumisión y victimización que han operado sobre la mujer como víctima de violencia machista y por el contrario, que pateen el tablero y modifiquen su presente, como sea, pero que se muevan en pos de alterar y dinamitar ese panorama.

Su autora es la escritora y cineasta francesa, Virginie Despentes quién originalmente publicó este manifiesto feminista en el 2006 y su última reedición tiene fecha este año.

En Argentina, el libro empezó a difundirse a través de ediciones piratas, así como archivos digitales compartidos de manera gratuita en Internet, y libros encuadernados artesanalmente y vendidos en ferias autogestionadas.

Pero las nuevas olas del feminismo y sus referentes lo empezaron a citar y recomendar en los debates sobre temáticas de género. Ni hablar de la explosión que tuvo gracias a las redes sociales. Es por eso que ahora, se ha convertido en un best seller que se consigue en todas las librerías y es publicado por un grupo internacional.

Lo destacable de Teoría King Kong es que no es solo un ensayo, es decir una exposición de ideas sino también resulta un recorrido por sus vivencias: relata en primera persona la violación que sufrió junto a una amiga cuando eran adolescentes tras hacer dedo para regresar a la ciudad en la que vivían. El hecho sucedió a causa de tres hombres que si bien primero se mostraron simpáticos con ellas, al cabo de unas horas las llevaron a un descampado con un arma de fuego para infundirles un mayor miedo.

La violación, el acto condenado del que nos debe hablar, sintetiza un conjunto de creencias fundamentales sobre la virilidad”, sostiene Despentes. Es decir, separa la violación del lado oscuro para nombrarlo, visibilizarlo, desmenuzarlo y repensar la sexualidad. Y continúa con su mirada sobra la virilidad y femineidad.

¿Qué es lo que exige ser un hombre, un hombre de verdad?” Claro, la autora está hablando de las exigencias de un patriarcado que oprime también al sexo masculino y de esta forma, se refiere al feminismo como una aventura y desafío colectivo. A diferencia de muchas escritoras y libros íconos del movimiento, ella invita a todas las personas a participar de esta revolución de los géneros.

Si bien las mujeres y los cuerpos feminizados tendrán la prioridad e irán delante de la columna, su objetivo es que todes puedan deconstruirse y cuestionar tantas enseñanzas y valores aprehendidos. Es decir, defiende una lucha integra del sistema capitalista actual: “El capitalismo es una religión igualitarista, puesto que nos somete a todos y nos lleva a todos a sentirnos atrapados, como lo están todas las mujeres”.

Otro de los ejes principales de esta producción es su mirada sobre el trabajo sexual donde también lo utiliza como trampolín para detallar su vivencia como prostituta durante dos años. Pero aquí la postura de Despentes, si bien se acerca más a una mirada a favor del trabajo sexual y se aleja de la corriente abolicionista, realiza una extraña comparación de esta actividad con las drogas: “cuando una procura dejar, las complicaciones son comparables: una vuelve una vez, una sola, y luego la semana siguiente, ante el menor problema, una prende su minitel por última vez”.

Sin embargo, lo que más se destaca es su realzamiento al empoderamiento que consigue la mujer de la mano de este trabajo, al ganar la calle, y otros ámbitos ajenos al hogar que pareciera que por naturaleza es el único lugar propicio para nosotras.

Teoría King Kong se construye en base a siete capítulos espectaculares que logran que se convierta en el Nuevo-Nuevo Testamento. Da cátedra sobre la violencia y sumisión de la mujer durante siglos, de la obligación a que la mujer reprima su masculinidad, así como el hombre debe reprimir su feminidad; de la mala prensa que obtuvo el porno, el sexo y sus tabúes y de la real posibilidad de imponerse a todo.

Aplaudimos su sinceridad, sus ganas fervientes de explicarlo y detallarlo todo, con detalles y suma lucidez. Nos sacude de nuestra comodidad. Para ella la deconstrucción necesita una revolución previa, hacer explotar de raíz al patriarcado opresor.

Escribo desde la fealdad, y para las feas, las viejas, las camioneras, las frígidas, las mal folladas, las infollables, todas las excluidas del gran mercado de la buena chica, pero también para los hombres que no tienen ganas de proteger, para los que querrán hacerlo pero no saben cómo, los que no son ambiciosos, ni competitivos, ni la tienen grande. Porque el ideal de la mujer blanca, seductora, que nos ponen delante de los ojos es posible incluso que no exista”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *