Por: Bárbara Haurie

 

En el marco del 12° Festival de Cine Latinoamericano de La Plata, Mujeres Audiovisuales La Plata (MALP) y Mujeres Audiovisuales Argentina (MUA) disertaron el pasado miércoles en el Centro de Arte UNLP acerca de “La construcción de lxs cuerpxs sexuadxs en el audiovisual argentino”; charla y proyección abierta a identidades audiovisuales, cinéfilxs y público en general.

Celebro la iniciativa de las chicas porque considero que parte fundamental de deconstruirnos viene justamente de este ejercicio: poder hacernos preguntas y poder debatir”, explicó Julieta Arévalo, integrante de MUA. También estuvieron presentes las realizadoras/ militantes de MUA: Maitena Milena y Melisa Aller, junto con Gina Calandrelli y Ana Colato, en representación de MALP.

A modo de introducción, se proyectó un videominuto realizado durante el #8 A titulado: “Acá no retrocede nadie”, que sirvió para delinear los rasgos del nuevo sujeto político que, a decir de Gina Calandreli, es el feminismo: “Nosotras creemos que este sujetx, que es nuevo, cambia las formas de representar a partir de ahora y es nuestro compromiso retratar esa ruptura respecto al sujetx pasivo que genera el cine hegemónico para darle lugar a este otrx, que moviliza la lucha social y genera un cambio político.”

Hoy, en este festival, de las 150 películas que se exhiben 31 son hechas por mujeres. Con esto no queremos decir que hay una selección machista del material, sino que hay menos mujeres haciendo cine: de 20 mil cineastas sólo 600 son mujeres; eso me parece que nos tiene que llamar a nosotras a ocupar espacios, a tomar los medios y a generar contenidos” destacó Gina, y alentó: “porque cuando las mujeres tomamos los medios se generan personajes mucho más tridimensionales que los que generan los hombres”.

Tras la presentación, se exhibió un cortometraje de ficción (“El corral” de Gisela Corsello) como primer material de análisis dirigido a problematizar la construcción de los personajes como lugares de configuración de sentido. “Me surgen muchas contradicciones aunque rescato el hecho de que esté dirigida por una mujer”, señaló Maitena Milena.

Si se considera que hay una mujer cineasta por cada 4 varones y que en las producciones más importantes sólo hay un 10% de técnicas mujeres, como explicó Julieta Arévalo, hay algo que resulta evidente: la condición de género organiza las formas de producción y los modos de reconocimiento de aquello que se produce. Según ella, son datos de la realidad que deben ser considerados.

Otros de los archivos seleccionados para el análisis fueron los trailers de ¿Qué puede pasar? (2018), de Andrés Tambornino y Alejandro Gurz, y En busca del muñeco perdido (2016), de Facundo Baigorri y Hernán Biasotti; junto con un fragmento de Relatos salvajes (2014) de Szifrón, protagonizado por Erica Rivas, y que sirvieron para poner en debate uno de los géneros más redituables del cine comercial: la comedia nacional argentina. “¿De qué nos estamos riendo?”, fue la pregunta retórica que trazó Gina Calandrelli tras la proyección del material. Machismo, homofobia, xenofobia, entre otras tantas fobias que un público medio sufre y un director reproduce.

Es como si los hombres que hacen estas películas pusieran a trabajar sobre ellas sus fantasías, sus mambos sexuales y pretendieran que las mujeres nos construyamos, sin objeciones, en función de esa mirada”, ironizó Ana Colato y reflexionó: “Entendiendo que el cine nos construye y parte de una lógica antropomórfica, en la medida en que las imágenes que se construyen están unidas a nuestras representaciones: ¿Qué lugar nos deja el cine a nosotras dentro de estas lógicas y construcciones?”.

En ese sentido, Melisa Aller, reflexionó: “Pienso, sobre todo, que la cuestión es en torno a lenguaje: el lenguaje es emancipador y ganar la batalla por lo nominal es ganar la batalla, por eso tenemos que hacer hincapié en esto: en la deconstrucción del lenguaje”

Para finalizar, Giuliana Nocelli, integrante de MALP a cargo del registro del evento, se alejó de la cámara e interpeló: “¿Y cómo sería en el lenguaje audiovisual crear una mujer empoderada?

Yo creo que el punto está en observar a las mujeres de nuestra vida cotidiana y entender, que más allá de ser mujeres y estar definidas por un patriarcado, somos sujetas que transitamos un espectro muy amplio de acciones y situaciones: las cosas que hacemos, cómo son nuestros cuerpos, con todos los niveles de representaciones posibles”, dijo Ana Colato y concluyó: “el feminismo nos ha demostrado que realmente podemos juntarnos y debatir y hacer un montón de cosas para que las cosas cambien y las sujetas que veo dueñas de este poder son las mujeres de mi vida, básicamente. Y cuando pueda ver en imágenes a esas mujeres, ahí voy a encontrar la imagen de una mujer empoderada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *