Rosario dio un paso al frente en materia de género y diversidad sexual al lograr que la Legislatura de Santa Fe apruebe por unanimidad el proyecto de Ley de Cupo Laboral Trans.

Por: Soledad Santalucía

 

La votación se llevó a cabo el pasado jueves 27 de septiembre en la Cámara de Diputados de Rosario y se aprobó con 39 votos a favor y tres abstenciones. La iniciativa establece que una proporción que no podrá ser inferior al 10% del total de personas en la planta administrativa del Estado deberán ser ocupados por personas travestis, transexuales y transgénero que reúnan las condiciones para cada cargo, con el objetivo de promover la igualdad de oportunidades en el empleo público.

Es importante destacar que las personas trans tienen un promedio de vida que ronda entre los 35 y los 41 años; en contraposición a la expectativa de vida general, que es de 75 años. Además, las cifras de desempleo o de trabajo no formal de este colectivo presentan una tasa del 98%, lo que lxs convierte en la población más vulnerada del país, según la primera encuesta sobre población trans que realizó en 2012 el INADI y el INDEC.

La investigación abarcó a 209 personas y arrojó las siguientes estadísticas: el 35% abandonó la escuela porque lxs discriminaban; el 20% declaró no realizar ninguna actividad por la que obtenga dinero y el 80% restante dijo que se prostituía o tenía trabajos informales.

Organismos independientes han registrado que, en Argentina, el colectivo trans está conformado por entre 7 y 10 mil personas y que la principal causa de muerte es el VIH, la silicona industrial y los travesticidios.

Hace un mes, en la ciudad de La Plata se presentó ante el Juzgado N°2 un recurso de amparo para exigir que la Ley de Cupo Laboral Trans N°14.783 “Diana Sacayán” (activista trans que impulsó la iniciativa del cupo en la Legislatura Bonaerense y que fue víctima de un travesticidio hace tres años) sancionada en septiembre de 2015, se empiece a aplicar. La iniciativa se realizó por parte de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (LGBT), junto con la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina Red Nacional (Attta).

Es indignante pensar que hace tres años esta ley sigue sin reglamentarse, sin políticas por parte del Estado para cumplir una real inclusión y que deja sin derechos a todas las personas trans que son parte del porcentaje de trabajo no formal o de desocupadxs. Por eso las organizaciones sociales, políticas y del colectivo LGBT, presentaron un documento que determina cuáles son los organismos que deberían intervenir en la aplicación y ejecución de los puntos indicados en la normativa.

Valentina Pereyra, activista Trans; referente de Attta-La Plata; miembro de la Federación Argentina LGBT y militante de A.M.M.A.R (Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina) supo ponerle el cuerpo desde un primer momento a las injusticias y a la discriminación del gobierno de Julio Garro en la ciudad de La Plata, ya que cabe recordar que cuando el intendente de Cambiemos asumió su cargo en 2015 despidió a Valentina de la municipalidad, quién ejercía su trabajo de lunes a viernes como cualquier otrx empleadx. Y sólo fue recontratada porque agrupaciones políticas y feministas acompañaron hasta el último momento la lucha.

En declaraciones a Visibles sobre la situación del cupo laboral trans en la ciudad de La Plata, Valentina comentó que el 1% que se debe cumplir aún no se ha reglamentado, no se efectiviza el decreto reglamentario que sigue durmiendo en un cajón. No hay una clara voluntad de esta gestión de querernos incluir porque no somos agenda para ellxs”.

Además explicaba que la única estrategia que tienen es pedir adhesiones a los municipios, “son 135 en toda la provincia de Buenos Aires y eso implica un trabajo de hormiga para que se sumen a la ley provincial, porque la ley invita o no y eso va a ser un obtáculo más adelante cuando se reglamente”. También considera que es necesario esperar a los municipios para que se comprometan a efectivizarla, porque aunque el 1% no se cumpla por completo sí hay algunxs personas trans y travestis trabajando en Escobar, Lomas de Zamora, Avellaneda, Varela, Quilmes, La Plata, Chivilcoy y Mar del Plata.

Ya en 2019 van a hacer cuatro años de la gestión de María Eugenia Vidal y hasta el día de hoy seguimos exigiendo la reglamentación de la Ley de Cupo laboral trans y su correspondiente cumplimiento. Porque mientras tanto nosotras seguimos muriendo al tener una expectativa de vida que no supera los 35 años”, enfatiza.

Y eso nos trae a colación la frase de Julio Garro en mayo de 2015, siete meses antes de ejercer como intendente de la ciudad de La Plata, en dónde se atrevió a declarar que “No se me ocurre darle trabajo a un travesti, quizás, darle una mano desde lo psicológico, desde lo médico”.

Entonces nos preguntamos y le preguntamos a Garro:¿Qué pasa con el cupo laboral trans?”

 

 

Fotos: Flor Domínguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *