Una ley penaliza los acosos sexuales en Marruecos

Las organizaciones feministas marroquíes la catalogan como “decepcionante e insuficiente”.

Por: Victoria Briccola

En Marruecos, el 62,8% de las mujeres declara haber sufrido algún acto de violencia, física o mental, mientras que el 38% de los hombres asume que las mujeres merecen – en ocasiones – ser golpeadas.

Estos datos se desprenden de una encuesta de ONU Mujeres elaborada en 2016 en la región de Rabat-Salé-Kenitra y difundida en febrero. En ella, el 62% de lxs consultadxs cree que la mujer “debe tolerar la violencia para mantener a su familia unida”.

Hasta hace muy poco, el acoso sexual en Marruecos era un fenómeno silenciado por el miedo de las víctimas a ser estigmatizadas y perder así su trabajo, por la incomprensión de la sociedad hacia ellas, en ocasiones culpadas de ser responsables del acoso por su manera de vestirse o comportarse.

Frente a este panorama de desamparo e injusticia social, las mujeres marroquíes llevan años reclamando medidas y soluciones. En 2011, un grupo de activistas pusieron en marcha vía Facebook la campaña: “¡Mujeres, encontrad una solución!”, que apuntaba a vencer la pasividad de la sociedad marroquí y presionaba al Ministerio de Desarrollo Social, Familia y Solidaridad para que aprobara una ley contra el acoso a la mujeres.

El camino para su aprobación no ha sido fácil y directo. Fue adoptada por el Parlamento marroquí en febrero y tuvo que esperar más de siete meses para entrar en efecto. Recién el pasado miércoles 12 de septiembre entró en vigor y lleva el nombre de “Ley Hakkaoui” por ser la actual ministra quien la impulsó hace cinco años.

La nueva ley 103-13 establece penas de hasta seis meses de cárcel y una multa de hasta 10.000 dirhams (aproximadamente 43 mil pesos) a quienes acosen a una mujer “en los espacios públicos u otros, mediante actos, dichos o gestos de carácter sexual, o con fines sexuales”.

El texto incluye el acoso “mediante mensajes escritos telefónicos, electrónicos, grabaciones o imágenes de carácter sexual, o con fines sexuales”.

Ahora bien, grupos feministas señalan que la nueva legislación tiene grises en su efectividad y es insuficiente.

Saida Idrissi, que asiste a víctimas de la violencia machista a través de la Asociación Democrática de Mujeres de Marruecos, ha declarado que la criminalización del acoso es “positiva”. Sin embargo, ha lamentado que el texto no esté definido según los estándares internacionales, y la falta de mecanismos de aplicación de esta ley. “Es más bien una ley aprobada para ser presentada ante la opinión pública internacional”, ha sentenciado Idrissi.

Más allá de resultar un excelente recurso y un momento histórico para las mujeres marroquíes, ahora el esfuerzo seguramente se invierta en buscar las herramientas adecuadas para implementarla: estadísticas que determinen con exactitud los casos de violencia contra las mujeres, así como refugios para las víctimas.

Foto: https://bit.ly/2OlFcEp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *