“Espero que halles lo que buscás”

Creo que tal vez es un poco temprano para estar re loca, pero ya fue.

Por: Caterina D’Ascanio

La recomendación de esta semana es Smiley Face(2007), una comedia dirigida por Gregg Araki, en la que una piba llamada Jane (Anna Faris, la rubia de Scary Movie) se come unas magdalenas canábicas por accidente y se pasa el día muy drogada.

via GIPHY

via GIPHY

Jane es una joven muchacha que se encuentra en ese momento de la vida en el que se recibió de la facultad y se resiste a insertarse en la vida laboral porque, realmente, ¿quién quiere trabajar? Así que se pasa el día fumando porro y se las arregla con lo que cobra de una publicidad, que hizo hace un tiempo, y el cheque de desempleo.

Esa mañana, Jane se levanta, fuma y juega en la computadora hasta que le da hambre. Va a hasta la heladera y encuentra unas magdalenas deliciosas con crema de colores pasteles con una nota firmada por Steve (su compañero de casa creepy), que dice que no se las coma porque son para compartir en una convención de ciencia ficción. Jane se las come igual y a la hora se da cuenta que las magdalenas tenían marihuana y está re loca mal, así que crea un plan para comprar más faso, hacer nuevas magdalenas e ir a un casting.

En el estado que está, claramente, no va a poder cumplir su objetivo, por lo que durante una hora y media la vamos a ver re colgada, flashándola, pegándose malos viajes y haciendo cualquiera.

Algo que me llamó la atención fue que en varios momentos, la protagonista le pide ayuda a distintos personajes hombres y ninguno lo hace del todo bien, aunque puede que ella tampoco se exprese de la mejor manera. Sin embargo, quien la saca de un apuro sin preguntar demasiado es una motociclista desconocida que se ofrece a llevarla y al despedirse le dice: “espero que halles lo que buscas”.

Es que, aunque Jane se pase el día haciendo fiaca, fumando y temiendo que su dealer se le lleve la cama, está buscándose. Está intentando cambiar el trayecto de su vida y que los planes que escribe paso por paso la lleven a otro lugar. Después de todo, muchxs pasamos por esa transición entre facultad y vida adulta, en la que nos perdemos un tiempo y nos resistimos a lo nuevo, evadiendo toda crisis existencial con algún tipo de sustancia. (Bah, al menos yo me perdí un par de años y dediqué tardes enteras a fumar y mirar series hasta que ideé el plan que me quedó más o menos bien y acá estamos).

Hacia el final, la película se pone más realista y termina medio bajón pero no se los voy a contar. Mejor, ya sabés: armate uno, mirala y después me contás.

Dato aparte:

Gregg Araki es un director de cine, guionista y productor estadounidense que pertenece a la corriente de cine independiente llamada New Queer Cinema (Nuevo Cine Queer) de los ’90. Su filmografía contiene varias películas en las que cuenta historias de adolescentes andróginos y gays, que van a fiestas, consumen drogas y experimentan su sexualidad. Algunas de ellas son Kaboom y Totally f***ed, The doom generation y Nowhere, bautizada por Araki como Teenage Apocalypse Trilogy (Trilogía del apocalipsis adolescente).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *