Con gran dolor, despedimos a Ramona “Cachita” Arévalo que falleció a sus 75 años producto de un problema cardíaco que padecía hace años.

Por: Soledad Santalucía

Cómo olvidar la lucha que ella junto a Norma Castillo llevaron a cabo para que la Ley de Matrimonio Igualitario fuera sancionada en el Congreso en 2010. Estas mujeres se convirtieron en el primer matrimonio de lesbianas en casarse ese año a través de un amparo judicial, antes de la sanción de la Ley.

“Estamos firmes porque nos avala toda una vida de amor y de trabajo, porque sentimos que este esfuerzo se basa en el recuerdo y en nombre de quienes pasaron por este mundo teniendo que soportar estigmas, afrentas, injurias, burlas, desprecios y discriminaciones. Pedimos igualdad jurídica con sus derechos y obligaciones para realizarnos como seres íntegros/as, como lo que somos: seres humanos. Esta igualdad es, más que nunca en este caso, sinónimo de justicia y eso es lo que lograremos”, decía un comunicado emitido por Norma y Cachita a través del blog 100% Diversidad en repudio a la jueza civil nacional Martha Gómez, quién había declarado nulo su casamiento una semana después de que se efectuara.

 

                                                                                       ******

Corría el año 1971 en Colombia. Ambas tenían 28 años y estaban casadas con hombres. La dictadura militar empujó a Norma al exilio. Estudiaba en la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de La Plata, trabajaba en el Hospital de Niños y militaba en la agrupación Florentino Ameghino. Antes de dejar el país junto a su marido y marchar a Colombia, la detuvieron dos veces.

Se conocieron en Pivijay, Magdalena, en Colombia, pero fue ocho años después que volvieron a encontrarse: Cachita separada y cerrajera; Norma viuda y directora de cultura en el pueblo. Vivieron casi dos décadas de novias en la clandestinidad y formaron parte del movimiento por los derechos de las personas LGBT en Colombia.

En el 2000 regresaron a Argentina con la idea de casarse y concretaron la unión civil que establecía la posibilidad de convivencia legal, pero no de matrimonio. De todas formas pidieron fecha y recibieron la primera negativa judicial. Insistieron, porque si hay algo que estas dos mujeres siempre supieron fue hacerle frente a las adversidades: Fuimos a cuanta reunión y manifestación hubo”.

A principio de 2010 reiteraron el pedido y se lo negaron por segunda vez. Consiguieron un recurso de amparo y la jueza porteña, Elena Liberatori, autorizó el casamiento sellando su matrimonio el 9 de abril de ese año. Y fue la misma Elena Liberatori quien desechó la anulación del matrimonio – impuesta por la jueza Martha Gómez – una semana después. “Estuvimos hasta las 5 de la mañana con un frío que nos moríamos, pero cuando se dio estábamos tan felices”, contaba Cachita.

El año pasado, el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires las quiso desalojar de la casa en donde vivían y en donde armaron uno de los pocos centros culturales del barrio de Parque Chas, El Socavón, en el que se dictan talleres de cerámica, herrería, carpintería, literatura, guitarra y canto. Ellas alquilaban la casa pero cuando su dueña falleció sin dejar herederxs pasó a ser propiedad de la Ciudad. Gracias a su resistencia, y a la de las organizaciones que brindaron su apoyo, se logró frenar esa medida.

                                                                                       ******

 

Juntas” es un documental de la colombiana Laura Martínez y la argentina Nadina Marquisio, y cuenta la historia del viaje de regreso de Cachita y Norma en 2017 a Colombia, país donde se conocieron hace treinta años. En 70 minutos relatan la historia de estas dos mujeres que inspiraron la lucha por el matrimonio igualitario en Argentina.

Compartimos el trailer como homenaje a Cachita, que permanecerá por siempre en la memoria y en la lucha argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *