Reflexión para las mujeres que no son feministas

Por: Ana Laura Dagorret

Me resulta interesante observar lo que generan los movimientos de ruptura. Este año, con las discusiones sobre la despenalización del aborto y el Encuentro Plurinacional de Mujeres de Trelew me dediqué a observar las reacciones de algunas personas en ámbitos cotidianos en relación al concepto de feminismo. El tema molesta indistintamente a hombres y mujeres de todas las edades.

Entiendo que incomode el feminismo, a mucha gente le pasa y confieso que alguna vez lo he sentido. Algunas personas no tienen información y otras están mal informadas. ¿Sabés por qué a los hombres les incomoda el feminismo? Porque son hipócritas, porque nunca se cuestionaron sus privilegios de género, porque se sienten a gusto con el estereotipo y porque se sienten ofendidos, desvalorizados, disminuidos y ninguneados en ese contexto en el que no son protagonistas. Claro que no todos, algunos sienten el peso de su rol de macho y han logrado deconstruirse, entendiendo la importancia de ese abordaje para alcanzar la libertad e igualdad que el feminismo propone. Pero muchos simplemente boicotean la causa con el único fin de que todo siga como está. Es decir: que las mujeres sigan siendo objetos de consumo y los hombres puedan seguir siendo libres de “perder el control” para disponer de nuestra sexualidad y nuestras vidas como mejor les parezca.

¿Sabés por qué a vos, mujer, te incomoda el feminismo? Porque te lo muestran mal a propósito. Te modifican el lugar y los hechos para que te indignes y te sientas avergonzada. Te mienten y te dejan con bronca de las que ya no se comen el verso que vos, con muchísimo esfuerzo, levantás como bandera. Te muestran fotos de pibas gordas con tetas caídas y a vos te incomoda porque aprendiste que la teta que se muestra es la paradita asiliconada. Te incomoda el feminismo porque aprendiste a odiar tu cuerpo y a odiar los cuerpos fuera del padrón, las pantorrillas gordas, la celulitis, el pelo, los rollos en la cintura. No es tu culpa que te incomode el feminismo pero si es tu responsabilidad hacerlo tu causa. Al final, todas las libertades de las que hoy gozas fueron conquistas de mujeres que dejaron su vida para que vos hoy puedas vivir tu vida.

¿Sabés por qué tenés que abrazar esta causa? Porque el feminismo te va a salvar la vida a vos y a miles de otras pibas. Porque es diferente a cualquier otra causa a la que hayas adherido. Es tu causa, porque te reconoce en tu trayectoria y entiende por lo que has pasado. Porque el mundo ha alcanzado tal nivel de enfermedad en cuanto a violencia y catástrofes que la estructura se está cayendo. Y con ella caerán las ataduras de un sistema que te obligó a odiarte por compararte con otras mujeres, por ponerte en competencia con otras que son como vos, por aceptar violencia como romanticismo y venderte historias de princesas.

El feminismo te va a salvar la vida porque te va a llevar a reencontrarte con vos, a reconocerte en la mirada de muchas otras y a sentirte segura y protegida. En el feminismo nunca vas a estar sola y por más que no adhieras, el feminismo nunca te va a dejar sola ni te va a olvidar. Es tu causa porque vos sos su causa, el príncipe de tus cuentos de hadas. No desistas del feminismo: es un cuento de lucha con final feliz en donde vos sos la protagonista.

Foto: Ana Dagorret

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *