Donald Trump quiere eliminar la palabra “género” de los documentos de la ONU y negar a las personas trans.

**

Por Victoria Briccola

Según un informe del Departamento de Salud de Estados Unidos, el sexo de una persona sólo podrá ser masculino o femenino y determinado por los genitales con los que haya nacido. En resumidas cuentas, esta nueva ley acabaría con “el reconocimiento de esas personas, dejándolxs sin la identidad de la que hasta ahora han disfrutado”.

Según el New York Times, se estima que cerca de 1,4 millones de estadounidenses han optado por identificarse con un género distinto al de su nacimiento. Por lo que cualquier disputa posterior tendría que resolverse con una simple prueba de ADN, que daría como resultado el sexo que tenía al nacer.

Además, diplomáticos estadounidenses están presionando para eliminar de los documentos internacionales el lenguaje inclusivo con las personas transgénero, justificándose que necesitan tener “una base biológica clara, que esté basada en la ciencia y que sea objetiva”.

El gobierno de Trump busca excluir a las personas transgénero y empujarlas a la inexistencia. Para ellxs, el lenguaje inclusivo es sinónimo de un léxico confuso y políticamente incorrecto que refleja lo que, en su opinión, es una ideología consistente en tratar el género como una elección individual en lugar de un hecho biológico inmutable.

Ejemplo de esto es que Estados Unidos quiera eliminar frases como “violencia de género”, para reemplazarlas por otras como “violencia contra las mujeres”. El mes pasado, el Departamento de Estado cambió silenciosamente el nombre de una página web sobre temas transgénero en los pasaportes de “cambio en la designación de género” a “cambio del indicador sexual”. Esta modificación se enmarca en la campaña contra la palabra “género”.

Es una realidad que las identidades de género y sexuales no siempre son binarias, por lo que esta campaña tiene el objetivo de revertir los cambios introducidos por el gobierno de Obama en programas federales. Estas reformas hicieron del género un tema de elección individual en lugar del sexo asignado en el nacimiento.

Mientras tanto, las redes sociales hicieron eco del tema bajo la etiqueta #WontBeErased (No seré borrado), en la que personas trans contaron sus historias y repudiaron la iniciativa. “Es un vergonzoso ataque de corte ideológico dirigido contra las personas trans”, dijo el colectivo Lambda, una de las más grandes organizaciones defensoras de derechos LGBT.

Fotos: https://bit.ly/2Qkv7Wa 

https://bit.ly/2RyUxPN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *