Transitares: una celebración a la vida

Por Bárbara Haurie

 

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) presentó Transitares. Recorridos disidentes, una muestra organizada por el Archivo de la Memoria Trans que reúne el registro fotográfico de más de seis décadas de lucha junto con una exposición de recuerdos personales, documentos de la DIPPBA (Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires) y obras pictóricas de la artista trans travesti, Andrea Pasut. Su inauguración tuvo lugar el pasado viernes 09/11 en el Museo de Arte y Memoria de la CPM y finaliza el 5 de diciembre con un espectáculo de poesía y coplas trans sudacas a cargo de las artistas Claudia Rodríguez y Susy Shock.

Tras una breve apertura a cargo de Roberto Cipriano García y Ana Barletta (CPM), lxs integrantes del colectivo se presentaron en equipo: Magalí Muñiz, Carlos Ibarra, María Belén Correa, Ivana Bordei, Carla Pericles, Cecilia Estalles, Florencia Aletta, Cecilia Sauri, Carolina Figueredo son algunas de las identidades que organizan la reconstrucción histórica de esta memoria colectiva que ha logrado resistir a los exilios, las torturas y el encierro.

Desde el Archivo de la Memoria Trans creemos que es importante que nuestras imágenes, nuestras historias de vida, sean también reconocidas como parte de la historia argentina”, explicó Magalí Muñiz.

El proyecto surge de la iniciativa de Claudia Pía Baudracco y María Belén Correa, fundadoras de ATA -primera organización Trans Travesti de Argentina- en sus intentos por recuperar los relatos de vidas de las mujeres trans a partir del acopio de fotografías cotidianas recopiladas desde el exilio; un camino que transitaron juntas hasta la muerte de Claudia Pía, en el año 2012. Fue entonces cuando María Belén, radicada en Alemania, conoció a Cecilia Estalles; la fotógrafa argentina venía realizando un trabajo sobre Gina Vivanco, mujer trans asesinada en 1991, y se unió a la iniciativa. Esta se fue, a esta la mataron, esta murió es parte de esa colección de recuerdos que hablan sobre vidas borradas; recuperadas desde el espacio virtual a través de trabajos de curaduría, edición y compaginación.

Porque somos, porque estas fotos fueron sacadas por nosotras mismas; porque no tienen la visión de un fotógrafo o una fotógrafa: son nuestras; sacadas por compañeras muertas, guardadas en nuestros álbumes. Porque cada vez que montamos una muestra vivimos la misma emoción”, expresó María Belén, que con voz entrecortada y ya hacia el final del acto, entregó un diploma de sobreviviente a su compañera Ornella Vega, a quien le dedicó los aplausos tras sus últimas palabras: “Porque si consideramos que nuestro promedio de vida es de 35 años, que una compañera haya pasado los 45, 50, 65 es algo más para celebrar y porque como siempre decimos, cada una de nuestras muestras es una reunión familiar; porque reunión, para nosotras, significaba rebeldía, y porque cada momento de estos, de encontrarnos, es una celebración a la vida”.

 

Andrea Pasut y las Cuerpas disidentes #3.0

 

Fotos y vídeo: Vero Hirtz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *