Necesitamos hablar de los novios que violan

“EMPEZÓ A ACARICIARME DE ESA MANERA EN LA QUE SABE ME RELAJO, DE LA MANERA QUE SABE NECESITO SER TOCADA DESPUÉS DE UNA SEMANA DIFÍCIL. EMPEZÓ A DESVESTIRME Y LE DIJE QUE NO QUERÍA COGER, DIJO QUE NO ÍBAMOS A COGER. DE REPENTE YA ME HABÍA METIDO SU PENE Y YO IBA A EMPEZAR A GEMIR PARA QUE ACABARA RÁPIDO, PERO PENSÉ: “YA NO MÁS, NO OTRA VEZ” ME APARTÉ Y EMPECÉ A ESCRIBIR EN MI CABEZA.

NOTA HECHA 24 HORAS DESPUÉS DE LA PUBLICACIÓN DE ESTE POST: MUCHAS PÁGINAS Y PERFILES EN FACEBOOK ESTÁN COMPARTIENDO ÉSTA ENTRADA QUITÁNDOLE PARTES O PONIENDO “NO TODOS LOS HOMBRES”. SÍ, SÍ TODOS LOS HOMBRES SON POTENCIALES VIOLADORES. Y COMO DIGO AL FINAL *SPOILERS* TODOS LOS HOMBRES HAN VIOLADO. SI ME VAN A COMPARTIR, QUÉ CHIDO PERO NO ANDEN HACIENDO MIERDA MISÓGINA DEFIENDE VATOS.

 

Hablar de sexualidad siendo mujer, pensarla siquiera siendo mujer feminista es bien duro. Hay varias entradas para este blog que se han quedado en borradores ya por falta de tiempo, de ganas de hablar del tema o por lo rudas que resulta escribirlas. Una de ellas iba sobre las reflexiones que tuve a partir de la práctica de fingir orgasmos, pero era hablar de muchísimas cosas: de régimen heterosexual, de cosificasión, de violencia sexual, de socialización femenina, etc, etc sin mencionar lo doloroso que iba a hacer y deserté. En fin, acá voy a tratar de acomodar un poco mis ideas porque necesitamos parar sus violaciones ya.

Hace unos años me propuse dejar de fingir orgasmos bajo la máxima de “si folla mal, no finjas, déjalo saber”. Wow la primera vez que dejé de gemir al tener coito me sentí violada, hasta me puse a llorar. Me di cuenta entonces que gemía por dos motivos: para distraerme mientras me hacían algo que me hacía sentir mal y para que el wey se viniera más rápido y pudiésemos acabar con esa embestida violenta de una vez.

Nos han enseñado que una violación es cuando por medio de violencia física y aunque berrees y patees te penetran por la fuerza. Si no dijiste que no, no te violaron; si no opusiste resistencia, no te violaron; si el wey era más flaco y débil que tú, no te violaron; si fuiste a su casa, no te violaron.

¿Y sobre consentimiento? Lo mismo. Que tu falda era una invitación, tu silencio aprobación, que nadie te obligó ni te puso una pistola en la cabeza…

Violar es hacer que alguien haga cosas contigo que no quiere. Así que aunque haya sido su cumpleaños, aunque te lo haya pedido bonito, aunque tú hayas “accedido”, si no querías hacerlo, si no lo deseabas; tu novio te violó.

A mí me dolió un montón aceptar que la mayoría de las veces que cogía con mi novio, él me estaba violando. Porque yo no quería ser penetrada, lo dejaba hacerlo porque sino después se ponía serio conmigo, distante, porque empezó a compararme con otras mujeres y me daba miedo perderlo, porque se me hacía egoísta que él no se viniera cuando él se esforzaba tantísimo en mi placer.

¿Se esforzaba? Con el tiempo me di cuenta de que su manera de coger era asquerosamente mecánica, siempre las mismas caricias, los mismos movimientos… Me masturbaba para que me viniera, pero no por darme placer sino para estar lo suficientemente lubricada para que él me penetrara como quisiera hasta que se corriera. Ya de su semen por todos lados mejor ni hablamos. Pero que pinche desconsideración de los vatos venirse donde les da la gana, no les importa si te ensucian la ropa, si no querías semen en tu cabello o si acabas de recoger de la tintorería tu edredón, ellos sólo quieren coger.

Lo que me recuerda otra historia. Una vez me pidieron permiso para venirse adentro porque yo estaba menstruando, dije que sí. Pero esa misma noche minutos después, el pendejo me tapó la boca y aprisionó con sus brazos y cuerpo mientras me penetraba y se venía otra vez adentro. Todavía tuvo el descaro de decir “me estoy viniendo adentro de ti y no puedes hacer nada” Me sentí tan rota. Que una vez accedas a hacer algo no implica que estás a disposición de nadie, no es tu culpa. Yo me sentí responsable un segundo porque dije “bueno, él me había preguntado y yo dije que sí pero oye, eso fue en un encuentro anterior, en este ni siquiera me dejó decir que no o zafarme” y seguro así ha pasado a otras morras. Amigas si nos hacen algo que no queríamos jamás, JAMÁS va a ser nuestra culpa.

Tengo muchas historias de mi novio violándome. Algunas más tristes que otras, en todas él podría quedar ante la sociedad misógina como un pobre muchachito que se confundió o entendió mal porque la calientahuevos de su novia no era clara. Porque claro, puteros de mierda, penetrar a una chica que no se mueve, no tiene expresión más que los ojos perdidos llenos de lágrimas es consentimiento.

Amigas, hermanas cuestionemos nuestra heterosexualidad. Saquémonos el chip de que “la que calla otorga”, no es nuestra culpa. No es nuestra culpa que ellos sean puteros aleccionados por el porno y una cultura misógina y de violación. No es nuestra culpa que ellos crean que nuestros cuerpos les pertenecen y están a su disposición, No es nuestra culpa que no sepan una mierda de consentimiento. Nunca es nuestra culpa la violencia que vivimos.

Pero para salirnos de esas prácticas tan culeras tenemos que cuestionar cómo cogemos. Buscando qué, con qué miedos, con qué mentiras, ¿por qué gemimos para ellos? ¿por qué nos depilamos para ellos? ¿por qué hacemos cosas que no nos gustan? ¿Por qué ellos se corren en semen y nosotras en lágrimas? ¿Por qué es normal sangrar por falta de lubricación? ¿por qué es normal que nos violen nuestros novios y amigos?

Si durante o después de un encuentro sexual te dan ganas de llorar, te sientes rota, usada, con miedo… no es normal. No eres tú, si tu corazón te dice que algo está mal, hazle caso. Si no lo pudiste parar, si te paralizaste, si no entendiste en el momento lo que estaba mal, igual no fue tu culpa. Y te abrazo mucho, y vamos a sanar.

Y espero que podamos reconocer más a nuestros violadores y sus acciones culeras aunque los amemos. Y espero que la heterosexualidad deje de jodernos así las vidas y el cuerpo. Porque yo después de coger con ese wey acabo con la vulva adolorida, la vagina irritada y candidiasis y ni mi sexualidad ni mi cuerpo merecen eso. Pero el primer paso ha sido reconocerlo: el amor de mi vida me violó y no le importó. Años después me dijo “sí, te violé y?”, después prometió que no volvería a pasar. Y ahí está, cada vez que va a mi casa intentando hacerlo de nuevo aunque ya ni novios seamos desde hace casi un año.

Necesitamos hablar de los novios y amigos que violan porque necesitamos recuperar nuestros cuerpos y sexualidad. Porque necesitamos construir nuestra memoria colectiva como mujeres, no ser pueblos sin historia. Aceptar que pasa, que ellos nos violan y nos hacen creer que nosotras lo queríamos. Necesitamos decirles lo que están haciendo, que no está bien, necesitamos sabernos con el derecho a frenar esto.

Si hay hombres leyendo esto, sepan que los odio a todos. Y que todos han violado sí o sí porque las mujeres no podemos decirles que no. Pregunten siempre antes de hacer algo en el cuerpo de alguien más, pregunten desde el interés y no desde el requisito o el chantaje, hagan sentir segura y amada a su compañera tanto como para que se quite los calzones como para que pueda decirles que no quiere hacer algo” Marmotasesina

 

Nota de: https://bit.ly/2DLRYHc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *