“Era un luchador cuando ser visible estaba condenado”

La triste noticia de la muerte del activista fundador y primer presidente del colectivo LGTB Lambda, Fernando Lumbreras, quien fue encontrado atado a una silla y golpeado en su casa, el pasado miércoles.

Por Victoria Briccola

 

El cuerpo sin vida de Fernando Lumbreras fue encontrado en su piso de Valencia donde vivía solo y fueron sus amigos y vecinos quienes dieron la voz de alarma a la Policía, cuando llevaba tres días desaparecido.

En el lugar de los hechos, la policía encontró el cuerpo del activista de 60 años lleno de golpes, con sangre y maniatado. Además, el domicilio estaba revuelto, aunque la cerradura de la puerta no estaba forzada.

Los investigadores parecen descartar, en principio, un móvil homófobo en el crimen después de haber llevado a cabo pruebas oculares y la inspección del domicilio donde ocurrieron los hechos.

Basándose en los indicios, fue cometido por alguien a quien la víctima conocía y permitió la entrada en su casa. La policía está revisando todas las relaciones del fallecido, tanto con parientes directos como con conocidos sin vínculos familiares.

Fernando Lumbreras fue uno de los primeros coordinadores del colectivo Lambda en Valencia y un pionero en la defensa de los derechos LGTB.

Había hecho su última aparición pública hace apenas unos días atrás, el pasado lunes 3 de diciembre, con motivo de la entrada en vigencia de la Ley para la Igualdad de las Personas Lesbianas, Gays, Trans, Bisexuales e Intersexuales.

Tras conocerse su muerte violenta, la cuenta de Twitter de Lambda Valencia ha querido recordar y hacer honor al gran trabajo que Fernando hizo por los derechos LGTBI: “Como hermano de lucha, siempre te tendremos en memoria”

Además destacan que Lumbreras fue “visible en una época en la que era muy difícil serlo” y agregan: “Queremos por encima de todo recordar y hacer honor al gran trabajo que Fernando hizo por los derechos LGTBI. Como hermano de lucha, siempre te tendremos en la memoria”, continúa el texto.

 

En esta entrevista audiovisual realizada por un grupo de estudiantes del campus de Gandia de la Universitat Politécnica de Valencia, Fernando Lumbreras, nacido en Melilla, recuerda su despertar a una sexualidad radicalmente perseguida en su juventud. Narra cómo, al entrar en una discoteca junto a su novia, tuvo claro es ese mismo momento cuál era su verdadera orientación sexual: “Amparito, sujétame que aquí me pierdo”, soltó al ver a dos hombres besándose. No solo eso, sino que cuenta cómo se ganó el respeto de su padre al hacerle comprender que nadie le haría agachar la cabeza.

Por otra parte, las autoridades continúan investigando el móvil de este crimen y buscando a los responsables.

 

Foto: Alerta Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *