Cientos de mujeres de América Latina presentes en el ELLA

Por Florencia Abasto

La 4ta edición del Encuentro Latinoamericano de Feminismos se realizó en Argentina. Anteriormente fueron sede Brasil, Bolivia y Colombia.

El sol brillaba sobre la ciudad de las diagonales, como si supiera que algo importante iba a acontecer ese fin de semana. Mientras tanto, la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) se preparaba para recibir a mujeres de todo el país y de Sudamérica.

El Encuentro Latinoamericano de Feminismos (ELLA), se viene realizando desde el 2014, donde fue sede fundacional la ciudad de Belo Horizonte, Brasil, y desde ahí año tras año las mujeres de la región articulan para poder encontrarse, debatir, deconstruir, volver a construir y llenarse de energía para seguir trabajando en pos del crecimiento de este movimiento tan hermoso como lo es el feminismo.

Esta vez le tocó a la ciudad de La Plata, y desde el sábado 7 hasta el domingo 9 de diciembre se desarrolló este encuentro feminista con una amplia grilla de actividades para realizar durante los tres días. Además, el mismo contó con acreditación, informes, distribución de preservativos femeninos, feria, camping, charlas, talleres, foros, intervenciones y, por supuesto, la fiesta.

Al dar los primeros pasos sobre la facultad ubicada en 122 y 51, marcando el límite de La Plata con la ciudad vecina de Berisso, ya se respiraba ese ambiente que solo las mujeres que participamos de encuentros, marchas o luchas feministas sabemos distinguir. Al ingresar al amplio edificio empezaban a lucirse los puestos de las emprendedoras: había comidas caseras, remeras sublimadas, tejidas o bordadas, artesanías de todo tipo, libros muy del palo, agendas, cuadernos, pines, pañuelos, gorros, accesorios y todo lo que no puede faltar en una feria.

Algunas feriantes contaron su experiencia:

Leticia es Brasilera pero vive en la Ciudad de Buenos Aires, se dedica a vender accesorios y budines de zanahoria que ella misma realiza. “Llegue hoy por la mañana y me vuelvo a la noche, lamentablemente no puedo estar más, vine a disfrutar hoy” dijo alegremente, conforme con haber podido estar en el Encuentro aunque sea un día.

Por otra parte, Sonia, oriunda de La Plata nos cuenta que está sin trabajo formal y que vende sahumerios artesanales y algunas cosas de cerámica. Es la primera vez que participa del ELLA ya que se enteró de su existencia este año: “Supero mis expectativas, pensé que iba a haber menos movida, está bueno” dijo sorprendida, sentada en el piso con su manta y tomando un poco del sol en la tarde del sábado.

Roxana, otra feriante que vendía parches, colitas, pañuelos verdes, naranjas y violetas cuenta que vino de Burzaco y que es la primera vez que participó del Encuentro aunque sabía que se venía realizando años anteriores: “ahora me estoy involucrando más” confesó, y agregó: “Era lo que esperaba, me encanta”.

En el primer piso de la facultad, distribuidos por aulas, los talleres, foros y rondas se realizan de a cinco o seis por hora. No había ninguna chance de quedarse afuera, más de uno generaba sentimiento de identificación y así empezaba el recorrido para no perderse de nada.

En el patio de la institución, no solo había más feria que parecía no terminar nunca, sino también rituales e intervenciones que invitaban a abrazarse con las hermanas y compañeras de lucha. Se pidió por Lucia, por todos los femicidios, se pidió por el aborto legal, seguro y gratuito y por cada una de las banderas que se levantan en cada movilización.

Se acercaron mujeres de todo el país y también de los países vecinos. Todas albergadas en la misma ciudad, en el mismo predio: había una zona destinada para Camping, en el buffet había desayuno, almuerzo, merienda y cena a precios populares para cubrir las necesidades de todas.

Con handy en mano, corriendo de un lado a otro, estaba Majo Giovo: “Busco una escalera y estoy con vos” dijo antes de sentarse a charlar. Previamente, la escuché pidiendo un botiquín, un auto para llevar a una compañera a la farmacia y dando otra nota para algún medio. Majo no solo fue parte de la organización del ELLA 2018, también es editora de Emergentes, Colectivo de Comunicación y acción de CABA, y miembra de Cultura de Red.

Minutos más tarde, sentadas en una sombra comenzamos a hablar, “participé por primera vez del ELLA de 2015 en Cochabamba, ese fue mi primer encuentro feminista, en ese momento solo haciendo cobertura hasta que después fui al Encuentro Nacional de Mujeres”.

El Encuentro estuvo atravesado por dos puntos fuertes: por un lado, el Parlamento Feminista al estilo ONU, pero en versión activista donde participaron parlamentarias de movimientos sociales de toda la región y donde más de 20 de ellas, eran de Brasil. Giovo hizo alusión a las últimas elecciones ocurridas en el país vecino y dijo que “ahí las mujeres van a ser uno de los ejes más vulnerables de la agenda de Bolsonaro, el presidente electo”, pero ellas no se van a quedar inmóviles, “se viene una agenda muy clara de articulación regional en repudio de lo que pasó con Brasil” y agregó que “lo mismo sucede en Guatemala y en Honduras, que son países que tienen altas tasas de femicidios y no tienen programas de protección a la mujer”.

Y por el otro lado, el punto fuerte del ELLA fue la asamblea Ni Una Menos ya que las integrantes de este colectivo formaron parte de la producción local de la edición 2018: “Con mucha alegría pudimos articular el Encuentro con ellas y desde ahí vamos a hacer la asamblea Ni Una Menos con intenciones de ver qué acciones concretas se pueden llevar adelante regionalmente de cara al próximo Paro Internacional de Mujeres del 8M”, finalizó Majo.

El ELLA, un Encuentro con historia

Argentina fue sede de la 4ta edición, pero anteriormente lo fueron Brasil en 2014, con la participación de aproximadamente cien personas de ocho países, luego le tocó a Bolivia en 2015, con una participación que se triplicó, siendo 300 las asistentes provenientes de 21 países. En 2016 se realizó el ELLA LATAM, donde ocho países realizaron ediciones nacionales y se llevó a cabo Movimenta - Foro de Mujeres Políticas. En 2017, el Encuentro tuvo lugar en Colombia, donde hubo 100 Pre ELLAs en 12 países, 90 actividades en tres días y once caravanas.

El objetivo de la organización es fortalecer la articulación de los movimientos de mujeres y feministas de Latinoamérica, incorporando las múltiples perspectivas identitarias (género, orientación sexual y racial) a partir de la cultura y la comunicación como agentes de transformación social y política.

Majo explicó de que se trata el ELLA: “Es un dispositivo feminista regional que va de lo digital a lo territorial, nosotrxs no solo organizamos el encuentro sino que trabajamos todo el año, armamos campañas, proyectos, reuniones y después nuestro gran encuentro anual que es por lo general a fin de año”.

Respecto a la decisión de realizarlo en Argentina Giovo comentó que “entendimos que argentina es el país donde era necesario que se dé la bienvenida al ELLA porque era la primera vez que lo iba a hacer y porque nos parecía que iba a ser una excelente oportunidad para poder cruzar el próximo ENM y ahí poder presentar el ELLA” y agregó que “podría ser una muy buena previa latinoamericana para lo que nos va a deparar el año que viene”. Además dijo que cuando empezaron a pensar la ciudad, entendieron que La Plata podía ser una gran sede para poder hacerlo porque es sinónimo de lucha política, de organización popular y de militancia.

El mecanismo de elección del próximo país sede del Encuentro Latinoamericano de Feminismos no es asambleario como en el ENM, sino que se va construyendo durante el año. En esta oportunidad, se disputaba entre Argentina, Venezuela y Uruguay; además de Brasil que demostró mucho interés en volver a serlo, asique para el año próximo ya tienen potenciales candidatos territoriales.

Fotos: Vero Hirtz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *