“Pero vos, ¿cómo ibas vestida?”

““Esta no es una exposición artística, sino militante” comenta Fatou Kiné Diouf, organizadora de la muestra ‘¿Cómo ibas vestida?’ en el Musée de la Femme de Dakar. “La instalación deja hablar a las prendas de una manera muy simbólica y reveladora”.

 

Una muestra sobre violencia sexual en Dakar sacude el silencio al incluir testimonios de las mujeres acompañados de las prendas que llevaban en el momento de la agresión. Estará abierta al público hasta finales de enero.

Por: Victoria Briccola

 

En el Musée de la Femme de Dakar, el pasado octubre se llevó a cabo un intenso y polémico debate sobre la violación en Senegal. En aquel país de África Occidental la violencia sexual es tabú. Al mismo tiempo, no hay datos oficiales porque la mayoría de las mujeres no lo cuenta: temen ser estigmatizadas.

La mencionada exposición en Dakar genera gran polémica al romper este silencio y recoge decenas de testimonios acompañados de las prendas que mujeres, de todas las edades, llevaban cuando las violaron.

De esta forma se busca denunciar la tendencia a culpar a las víctimas de violencia sexual por la vestimenta que llevan.

Durante esos días además, la ONG Human Rights Watch presentaba el informe No es normal. Explotación sexual, acoso y abuso en las escuelas de secundaria en Senegal, una investigación que recoge testimonios de 164 niñas y adolescentes víctimas de abusos sexuales y acoso por parte de algunos profesores.

El documento analiza exhaustivamente la situación del país, investiga las causas principales de los abusos e interpela al Gobierno de Senegal para que adopte medidas urgentes que frenen la violencia contra las niñas y adolescentes en el entorno escolar.

Los datos oficiales son difíciles de obtener debido a la gran presión social y familiar que existe para que las víctimas de violación y de abusos no denuncien. En Senegal, la violación es un delito castigado con penas de cinco a diez años de prisión, pero la ley no establece una edad mínima para el consentimiento sexual.

Lamentablemente la pregunta “¿cómo ibas vestida?” ya la conocemos. Es una pregunta intencionada y acusatoria que contiene de manera implícita un mensaje: “podrías haberlo evitado, si te hubieras vestido de otra manera”.


Tres atuendos para una historia. Una mujer fue abusada sexualmente en tres ocasiones a lo largo de su vida, por lo que incluyó la ropa que usó en cada ocasión.

Esta iniciativa surge para mostrar la violencia que implica esa pregunta. En Senegal es necesario abrir el debate y trasladarlo al espacio público. La instalación deja hablar a las prendas, de una manera muy simbólica y reveladora.

Y por undécima vez lo decimos: ninguna mujer es culpable de sufrir una violación, no hay vestimenta ni actitud que pueda justificar una violación, y esta exposición es una prueba más.

 

Fotos: El País

huffingtonpost.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *