Mujeres que corren con los lobos

Ylem.ilustración

“Hay una vieja que vive en un escondrijo del alma que todos conocen pero que muy pocos han visto.

A esa mujer ancestral y salvaje se la conoce como La Loba o La Huesera. Recoge huesos de todo tipo de criaturas y los lleva a su cueva, se dispone frente al fuego y con los brazos levantados sobre ella, comienza a cantar. Mientras canta, la carne crece sobre los huesos, hasta que la criatura empieza a respirar y de un brinco sale corriendo hasta desaparecer.

La Loba nos enseña que tenemos que buscar la forma indestructible de la vida, los huesos y cantar sobre ellos es usar el poder del alma, es infundir alma a lo que necesita recuperarse. Despojémonos de todos los falsos mantos que nos han dado. Cubrámonos con el verdadero manto del poderoso instinto y la sabiduría.”

Clarissa Pinkola Estés
Fragmento del libro Mujeres que corren con los lobos

La autora de este libro se ha encargado de recopilar durante más de 25 años mitos, relatos populares e historias (muchas de ellas relativas a su propia familia) para recrear el mito de la mujer salvaje, esa fuerza-hembra que habita en todas las mujeres cuando dejan de temerle a su poder.

Sandra Russo, periodista, escritora y editora argentina describió que Pinkola Estés es “Doctorada en psicología etnoclínica –cruza de psicología clínica y etnología–, y psicoanalista junguiana, además de cantadora o mesemondó, es decir, heredera de las ancianas húngaras que transmiten oralmente sus tradiciones en forma de relatos, que desgranan absortas sus historias, sentadas en sillas de madera con sus monederos de plástico estrujados en las manos.

Pinkola Estés utiliza con sus pacientes, para curarlas, cuentos. Y los cuenta al estilo junguiano, desde un análisis en el que cada personaje del relato es una parte de una misma psiquis, partiendo de la base de que en la mente y el alma de una misma persona, en este caso una mujer, se libran constantemente luchas tormentosas entre fuerzas opuestas.

El trabajo de esta analista está puesto al servicio de rescatar, de esos cuentos, interpretaciones que ayuden a sus pacientes o a sus lectoras a detectar en sí mismas a la Mujer Salvaje, y a dejarla operar en sí mismas, a permitirle triunfar por sobre otros arquetipos que las alejan de su propia naturaleza. ¿Quién es la Mujer Salvaje? ¿A qué fuerzas representa? La Mujer que corre con los Lobos fue elegida aquí para equiparar una parte femenina con ciertas especies de lobos, el canis lupus y el canis rufus: a saber, una aguda percepción, un espíritu lúdico y una elevada capacidad de afecto.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *