Mariela Muñoz, una pionera en visibilidad

Foto: La Voz

**

Por: Victoria Briccola

Mariela Muñoz falleció el 5 de mayo de 2017, a sus 73 años de edad, a pocos días de cumplirse el quinto aniversario de la Ley de Identidad de Género. Pero en los años previos logró establecer un precedente histórico: en 1997 pasó a la historia como la primera persona trans en el país en obtener un DNI con su identidad de género autopercibida.

La lucha de esta tucumana pionera, sin embargo, es mucho más abarcativa. Fue constante su defensa de los derechos de dicho colectivo y conocida a nivel nacional en 1993 por su caso de maternidad trans, cuando un juez le quitó a tres chicxs que criaba como madre. Es decir, que ha sido defensora de la construcción familiar diversa mucho antes que la palabra se hiciera popular.

En diciembre de ese año, el juez de menores de Quilmes, Pedro Entío decidió quitarle la tenencia dos mellizos y una niña que Muñoz criaba como propixs y la condenó a un año de prisión en suspenso: padeciendo una discriminación en manos del Estado. Ella se mostraba y se decía orgullosa de haber sido a lo largo de sus años madre de “23 hijos, entre los 40 días de vida y los 14 años”, que le dieron más de 30 nietos y bisnietos.

El caso fue acompañado por todo el colectivo LGTBI y a pulmón y en contra de los pronósticos, el debate sobre la identidad de género llegó por primera vez a los medios de comunicación. Finalmente, en mayo de 1997, logró figurar como mujer en su DNI y que le cambiaran el nombre que le puso su familia cuando nació, el 24 de diciembre de 1943. Ese mismo año fue precandidata a concejal en Quilmes por la lista del Partido Justicialista y en 2003 fue candidata a diputada provincial por el mismo partido bajo el eslogan “Una mujer diferente”.

Además, la jueza porteña María Elena Liberatori, le concedió en 2013 un amparo para que el gobierno le otorgara un subsidio “extraordinario y reparatorio” por los años de marginación y discriminación que había padecido. El caso fue un precedente para el pedido de cambio de identidad de varias transexuales durante las décadas que siguieron. A lo que ella respondió: “Detrás mío vendrán otrxs que querrán hacerlo, pero a mí me gustaría que esto fuera por ley”.

Mariela fue una sobreviviente y una verdadera referenta: superó la barrera que impone la falta de acceso a la salud, trabajo, educación y violencia policial a las personas trans en nuestro país y falleció a los 73 años luego de pasar su último tiempo internada y con dificultades físicas como consecuencia de un ACV. De esta forma se burló de la expectativa de vida de este colectivo que marca los 35 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *