Afganistán: Asesinaron a Mena Mangal, la periodista que denunció matrimonios forzados

Fb: Mena Mangal

Esta trágica noticia vuelca los ojos sobre el país, catalogado como el más peligroso para ejercer la profesión de periodista, y el segundo más peligroso para las mujeres según parámetros de atención médica, el acceso a recursos económicos, la violencia sexual y la trata de personas.

**

Por: Victoria Briccola

El hecho se produjo el 11 de mayo en Kabul cuando Mena fue abordada a plena luz del día, a la orilla de la capital, por dos hombres que se encontraban a bordo de una moto. Le dispararon a quemarropa y huyeron de la escena. Esa tarde ella esperaba un vehículo que la llevaría a su trabajo como asesora cultural de la cámara baja del Parlamento afgano.

Mangal había trabajado por más de una década como presentadora de televisión y administraba distintas páginas en las redes sociales en las que abogaba por los derechos de las mujeres afganas para trabajar y de las niñas para ir a la escuela.

Sin embargo, su especialidad eran los casos de matrimonio forzado, como el de una joven obligada a casarse contra su voluntad en 2017 y el proceso por el que tuvo que pasar para obtener el divorcio, que se confirmó a principios de mayo.

“Por el momento no se han producido detenciones aunque la investigación ya ha comenzado”, ha indicado -el portavoz del Ministerio del Interior, Nasrat Rahimi.

En muchos portales de noticias afirman que Afganistán es uno de los países más peligrosos para ser periodista, y las cifras lo confirman: en 2018 fallecieron 20 periodistas y trabajadores de medios de comunicación y otros 20 resultaron heridos en incidentes relacionados con el ejercicio de su profesión. Convirtiéndose así en el año más mortal para los profesionales de la comunicación en el país, según datos de la organización en apoyo a la libertad de prensa en Afganistán NAI.

El asesinato se produjo días después de que la mujer consiguiera finalmente el divorcio, y luego de que denunciara en redes sociales haber recibido amenazas de muerte.

“Esta mujer ya había compartido que su vida estaba en peligro; ¿Por qué no pasó nada? Necesitamos respuestas”, dijo Wazhma Frogh, abogada de derechos humanos y activista de derechos de las mujeres afganas.

“¿Por qué es tan fácil en esta sociedad seguir matando a mujeres con las que no están de acuerdo?”, agregó.

Frogh dijo que fue asesinada a luz del día “porque un hombre pensó que merecía ser así”, y resaltó que “los trabajos que escribió y le permitieron elevar activamente su voz son el empoderamiento y resiliencia que el patriarcado teme y pretende suprimir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *