Fuente: Micaela Mennuto- Archivo Visibles

Por: Antonela Mennuto

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito presentó el 28 de mayo, y por octava vez consecutiva, el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), en coincidencia con el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. La presentación estuvo acompañada por pañuelazos y actividades en todo el país que se aglutinaron en las redes sociales bajo el hashtag #28M.

En estos catorce años de historia, La Campaña se constituyó diversa, plural, transversal y federal. Está conformada por la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, la Red de Docentes por el Derecho a Decidir, las Socorristas en Red: feministas que abortamos, la Red de Cátedras de Universidades Públicas Nacionales por la ESI y el Aborto Legal, y la Colectiva de Disidencia de género y política.

El proyecto contó con la firma de 70 diputados y diputadas, entre ellxs, Victoria Donda, Brenda Austin, Mónica Macha, Romina del Plá, Cecilia Moreau, Carla Carrizo, Daniel Lipovetzki, Araceli Ferreyra, Monica Schlotthauer, Nicolás del Caño, Carolina Moisés, Daniel Filmus, Mayra Mendoza, Silvia Lospennato y Hugo Yaski.

Sandra Di Seri, referenta de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y articulante de la regional La Plata, afirmó que “todos los bloques políticos se comprometieron a que el proyecto se tratara en el marco del año electoral”. Y consideró esta presentación como una decisión política acertada, ya que continúa poniendo el debate en la agenda pública: “Tiene que ver con una estrategia del movimiento feminista de seguir instalando el tema y ´exigiéndoles´ a todas las fuerzas políticas que van a jugar en las próximas elecciones que se posicionen”.

Esto, sin dudas, da cuenta de la fuerza que ha ganado el movimiento de mujeres y el reclamo de sus demandas durante los últimos años, no sólo en Argentina, sino también en Latinoamérica y en el mundo. “En otro momento histórico los partidos políticos no tenían ni siquiera que dar cuenta con respecto a esta exigencia de posicionarse sobre el derecho humano de poder decidir sobre nuestros cuerpos”, afirma Sandra.

Los artículos principales del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo de 2019 establecen que:

  • Toda mujer o persona gestante tiene derecho de interrumpir voluntariamente su embarazo hasta la semana 14, inclusive, sin distinción de nacionalidad u origen y bajo la supervisión de un profesional de la salud.
  • Toda mujer o persona gestante tiene derecho a interrumpir su embarazo en caso de violación con el sólo requerimiento y la declaración jurada de la persona, o si estuviera en riesgo su vida o su salud, incluso después de las 14 semanas de gestación.
  • Solicita el acceso a la información sobre los distintos métodos de interrupción del embarazo, los alcances y consecuencias de la práctica y los riesgos de su postergación. La información provista debe ser objetiva, pertinente, precisa, confiable, accesible, científica, actualizada y laica.
  • Deben dar cobertura para garantizar la IVE el sector público de la salud, todas las obras sociales y agentes de medicina prepaga, que quedarán incluidas en el Plan Médico Obligatorio (PMO)
  • Incluye una modificación en el Código Penal: condena el aborto con pena de 3 a 15 años a quien causare un aborto sin el consentimiento de la mujer o persona gestante. Prisión de 3 meses a 5 años a la autoridad de un establecimiento de salud, profesional, o personal de la salud que dilate la realización de un aborto injustificadamente, obstaculice o niegue la práctica en casos legalmente autorizados.
  • No será penada ninguna mujer o persona gestante que causare la interrupción de su propio proceso gestacional (aborto).

En 2018, este proyecto de ley se convirtió en uno de los más discutidos de la historia parlamentaria, con más de setecientxs expositorxs en cuatro meses. La marea verde tomó las calles entre marzo y agosto del año pasado, con movilizaciones y activismo en apoyo, en pedido, en reclamo. El aborto existió, existe y existirá, y su despenalización y legalización es parte de los reclamos históricos del movimiento feminista.

Tal como explica Sandra, “el año pasado trascendió los límites federales, se internacionalizó y en Latinoamérica cobró una fuerza colectiva cualitativa que nos sorprendió. Eso expresa la potencia que seguimos teniendo”. Y agrega que “en 2018 no estaba tan claro quiénes iban a estar a favor y quienes en contra, tanto en la cámara de diputados como en la cámara de senadores. Este año, seguimos teniendo la misma composición, pero sí entendemos que las compañeras que están dentro de los partidos más conservadores siguen llevando este debate y que dan cuenta de un mínimo reconocimiento a la exigencia de este derecho”.

Ante las declaraciones del precandidato a presidente Alberto Fernández, en las que se manifiesta a favor de la despenalización pero no de la legalización, Sandra hace una doble lectura: por un lado, lo entiende como una avanzada a nivel macropolítico y, por otro lado, como una gran contradicción: “Entiendo que su enunciación y el reconocimiento que hace sobre esta necesidad es una victoria feminista. En ese sentido, hemos levantado el piso, pasamos de una coyuntura donde directamente del aborto no se hablaba, a lograr que uno de los candidatos más importante se enuncie, en primera instancia, por la despenalización del aborto. Ahora, personalmente, resulta un poco chocante enunciar un planteo sobre la cuestión del aborto en etapas, nosotras entendemos que tanto la despenalización como la legalización deberían ir de la mano”.


Fuente: Micaela Mennuto- Archivo Visibles

***

EDUCACIÓN SEXUAL PARA DECIDIR – ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR

¿Qué pasa con la ESI – Educación Sexual Integral-, una ley sancionada y promulgada en octubre de 2006, que todavía no se aplica en las escuelas? La educación sexual es fundamental para construir una sociedad más libre, inclusiva y justa. La ley 26.150, ESI,articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos; tiene que trabajarse tanto en escuelas públicas como privadas, y en los distintos niveles del sistema educativo”.

Ver: https://visibles.com.ar/2019/04/28/se-presento-el-libro-donde-esta-mi-esi/

En este sentido, y debido a la desinformación que circula, se introdujo en el proyecto la iniciativa de capacitar a lxs docentes sobre perspectiva de género y diversidad sexual, y de crear espacios de formación para los xadres. Porque, justamente, son lxs adultxs quienes salen a gritar “con mis hijxs no te metas”, “se dice todos, no todes”, entre tantas otras cosas, cuando, en realidad, las generaciones de niñxs y adolescentxs ya tienen saldadas algunas discusiones sobre sexualidad, diversidad e inclusión que las generaciones anteriores no, y que necesitan un marco de contención y de acompañamiento. Para esto son necesarias políticas de Estado.

Pero qué ocurre cuando el Estado se ausenta, cuando tampoco hay políticas efectivas en cuanto a salud, cuando deja de ser un Ministerio para convertirse en Secretaría. ¿Qué pasa con la Ley 25.673 de Salud Sexual y Procreación Responsable, y por qué no se aplica efectivamente a lo largo y ancho de todo el país?

La prohibición del aborto no salvó ninguna vida. Nunca. La prohibición sólo mantiene la práctica en la clandestinidad, fomenta el negocio ilegítmo de médicos y clínicas, y expone a aquellxs que menos recursos tienen a utilizar métodos que ponen en riesgo su salud y su vida.

¿Qué pasa con el derecho a decir sobre nuestros cuerpos? Aborto legal es justicia social. La ley autoriza, no obliga. Nadie lxs obliga a interrumpir sus embarazos ¿por qué quieren obligar a otrxs a seguir adelante con los mismos?

Tal como menciona Sandra Di Seri, “las políticas de promoción de derechos sexuales realmente son efectivas si el Estado las toma como ejes de intervención. En ese sentido, por ejemplo, garantizar el acceso a la información es parte de una política de Estado. Hablar del acceso a la interrupción legal del embarazo, o del acceso a los métodos anticonceptivos, o de las construcciones de las sexualidades, son todas políticas que el Estado debería garantizar. Me parece que la legalización trae todo eso aparejado”.

Por eso, desde hace catorce años y hasta que sea ley: ABORTO LEGAL PARA NO MORIR.  


Fuente: Micaela Mennuto- Archivo Visibles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *