Ylem Ilustración

Por: Soledad Santalucía

Frida nació el 06 de julio de 1907 en Coyoacán, un pueblo de México. Aunque durante su vida dijo haber nacido en 1910 porque en ese año empezó en su país una gran revolución que hicieron lxs campesinxs, y entonces decidió que ella y el nuevo México habían nacido juntxs.

A los seis años contrajo polio y comenzó a ocultar la deformidad de su pierna derecha con vendajes y medias gruesas. A medida que fue creciendo se deformaron también su cadera y su espalda, sin embargo eso no fue un impedimento para que Frida dejara de avanzar.

En un contexto en donde las mujeres no tenían las mismas oportunidades que los hombres, ella logró ingresar en la mejor escuela de México y fue una de las 35 chicas que iban a clase junto a 2 mil chicos.

En algunas fotos de la época, se la ve vestida de traje y su padre, quién era fotógrafo, la retrataba junto a sus hermanas.

A sus 18 años tuvo un grave accidente en un micro que iba en exceso de velocidad, el cuál la dejó en cama durante muchos meses para que sus huesos sanaran. En su larga recuperación, Frida se acercó a la pintura y empiezó a pintar. En un principio ella fue su propia modelo porque no podía moverse, así que empieza a pintar autorretratos, a los que agregaba animales: monos, perros, ciervos y papagayos.

Cuando se recuperó fue a ver a Diego Rivera, un artista reconocido que estaba haciendo un mural en su escuela ya que él se dedicaba a hacer grandes murales en edificios públicos sobre trabajadorxs que luchaban para cambiar su país y el resto del mundo. Él quedó maravillado con su obra.

Al tiempo, Frida y Diego se casaron, aunque nunca fueron una pareja monogámica. Lxs amigxs y amantes eran diversxs, y para Frida el amor se reflejaba tanto en hombres como en mujeres.

Frida Kahlo creó una pintura absolutamente personal, ingenua y profundamente metafórica al mismo tiempo, derivada de su exaltada sensibilidad y de varios acontecimientos que marcaron su vida. André Breton, fundador del surrealismo, consideraba que sus obras eran representantes de la corriente; sin embargo, Frida no creía en esa definición puesto que ella no pintaba lo que se le venía a la cabeza, sino lo que sucedía todos los días en su país.

“Se me tomaba por una surrealista. Ello no es correcto, yo nunca he pintado sueños, lo que yo he representado era mi realidad.”


Frida vestía con largas faldas mexicanas, moños trenzados con cintas de colores y collares y pendientes precolombinos.

En el tiempo que estuvo viviendo en Estados Unidos, acompañando a su esposo, pintó este cuadro: Autorretrato en la frontera entre México y Estados Unidos (1932)

Se puede ver de un lado, su cálida tierra, llena de historia y de vida, inmersa en la naturaleza. Y por el otro, Estados Unidos como una tierra desierta, muerta y dominada por las máquinas y el avance de la tecnología.

Resulta imposible separar la vida personal de Frida Kahlo de su obra, ya que ella misma se convirtió en sujeto y objeto de sus pinturas. La enfermedad de su juventud, el accidente de micro, la imposibilidad de tener hijxs y Diego Rivera marcaron profundamente sus más de 200 cuadros.

Falleció el 13 de julio de 1954 a los 47 años a causa de una Embolia Pulmonar. Sin embargo, un año antes de su muerte ya había sufrido la amputación de su pierna derecha debido a una gangrena y su columna estaba podrida hasta la médula.

Recordemos algunas frases que Frida dijo y escribió a lo largo de su vida:

  • No voy a pedirte que me escribas, que te quedes, que me beses, que me abraces o que me quieras. Porque si tengo que pedirlo, ya no lo quiero.
  • ¿Se pueden inventar verbos? Quiero decirte uno: “Yo te cielo”, así mis alas se extienden enormes, para amarte sin medida.
  • Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Solo entonces te darías cuenta de lo especial que eres para mí.
  • Te amo sin pensar… y es que el pensar me haría odiarte.
  • Y entonces supe que tu amor nunca fue mío. Mía fue la ilusión…
  • A veces tienes que olvidar lo que sientes y recordar lo que mereces.
  • Ser feliz es una decisión que hay que tomar todos los días, que no depende de las condiciones de vida que uno tenga, sino de la actitud con la cual enfrenta los problemas. La felicidad es eso: Decidir ser feliz.
  • No quiero un amor a medias, rasgado, partido a la mitad, he luchado y sufrido tanto, que me merezco algo entero, intenso, indestructible.
  • El tiempo no regresa… Donde no puedas amar, no te demores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *