Flomeije: feminismo, activismo e ilustración en Instagram

Fuente: Instagram @Flomeije

Por: Soledad Santalucía

Las redes sociales ocupan un lugar primordial en la reproducción de contenidos de forma inmediata y sin intermediarios. Las poesías, las fotos y las ilustraciones que han llegado a la sociedad a través de libros, revistas o diarios hoy encuentran su auge en las nuevas plataformas virtuales.

Las diversas formas de expresión de temas de actualidad, movimientos sociales, contextos políticos y culturales, o temas de moda y agenda, son volcados a través del arte para su consumo, su disfrute o su crítica. Por ende, nada de lo que se lee hoy y así fue siempre, es impensado. La subjetividad de las ideas traspasan cualquier forma de comunicación.

La ilustración en Argentina no está exenta. La primera viñeta humorística publicada en Argentina fue “Viva el Rey” en 1824, creada por el Padre Francisco de Castañeda con un claro mensaje político.

Este dibujo apareció en el “Suplemento de Argos” y buscaba satirizar la proclama del general Pedro Antonio Olañeta, militar español, quién dirigió la última campaña que se realizó en nuestro territorio contra las tropas independentistas y gran defensor del legitimismo español.

Así también jugó sus cartas el ilustrador de Mafalda, Joaquín Salvador Lavado, alías “Quino”, por el año 1964 cuando surge este cómic. Mafalda era el personaje de una niña que decía lo que pocxs se animaban a decir. En su inicio se encontraba al mando del país el presidente Arturo Illia, pero cuando Mafalda logra popularidad ya corría el año 1968, y el país era dirigido por Juan Carlos Onganía, quién llegó al poder a través del golpe militar de 1966.

Es así que Mafalda aparece en una viñeta publicada en “El Mundo” tras el golpe de Estado, consternada y preguntando(se) si eso era lo que le enseñaban en la escuela. Y fue capaz de dar un mensaje anti-dictatorial, anti-represivo, lleno de sentido a través de un doble sentido que lxs lectores eran capaces de interpretar y hasta era un mensaje simpático puesto que era una niña quién le estaba enseñando a los adultos a criticar, a pensar y a abandonar ese lugar pasivo de receptor.

Además, Mafalda fue gran critica del contexto social, político y económico mundial, dando cátedra a sus xadres y adultos que la rodeaban, incomodando con sus preguntas, sus afirmaciones y hablando de la guerra de Vietnam, la carrera espacial, el movimiento tercermundista, los derechos humanos, la represión y el feminismo con un lenguaje tan simple a través del humor, lo que impedía que la clase media consumista se enojara con el mensaje que daba una niña de nueve años.

En la actualidad, las nuevas formas de comunicación, como por ejemplo Facebook, Instagram, Pinterest, Twitter, han permitido la difusión inmediata de contenido con gran sentido social crítico.

El movimiento feminista, la lucha por la despenalización del aborto, las marchas del Ni Una Menos, los femicidios, los crímenes de odio, la crítica a la homofobia, a la gordxfobia, la transfobia, los abusos sexuales, son algunos de los temas que afloran en las diversas formas de expresión.

En este caso, Visibles presenta el trabajo de “Flomeije” la cuenta de Instagram de Flor. Con más de 81 mil seguidorxs, publica collages e ilustraciones propias en los que cuestiona algunos de estos temas a través de un lenguaje coloquial y sin tapujos.

Flomeije también forma parte de Línea Peluda, un colectivo de ilustradoras que surge en pleno debate sobre el aborto legal en el Congreso de la Nación y eso permitió que lleven a cabo una intervención afuera en plena sesión.

Flor charló con Visibles y explicó que en sus ilustraciones no hay una definición en los temas a tratar sino que “son temas que me interesan a mi, o me atraviesan en alguna forma. Trato de ser lo más honesta que puedo en las publicaciones, de hablar exclusivamente de cosas que me pasan a mi. Sí fueron variando a lo largo de los años fue porque básicamente fui creciendo y quizás hay temáticas que no abordo tanto como antes, o aparecen interrogantes o situaciones nuevas también”.

Respecto al lenguaje que utiliza para dar a conocer lo que hace, comenta que intenta expresar lo que le pasa como lo diría en persona:

“Eso a veces cuesta un poco, porque termino pensando mucho lo que voy a postear, cómo lo voy a decir, que quede claro, etc. Así que trato de no pensarlo tanto y escribir como hablo, eso lo hace mucho más personal.”

Flomeije aborda el tema de la gordxfobia en varios posteos, tema que aún no está tan expuesto, masticado y digerido por lxs lectores, y justamente lo que ellx decía es que “cuando hablaba o trabajaba el tema del aborto no chocaba tanto porque ahí estábamos todxs bastante del mismo lado, pero cuando comencé a hablar de los cuerpos gordos, el activismo gordx, etc. sí. No me sorprendió tanto porque se maneja un nivel de gordxfobia intenso, incluso dentro del feminismo. Son temáticas que rascan mucho más profundo en la construcción social/cultural, y generan más controversia.”

Dentro del movimiento feminista, el aborto es lucha ganada y se puede ver en los posteos, comentarios a favor y discrepancia con el resto de la sociedad que considera que debe seguir en la clandestinidad. Ahora bien, lxs cuerpxs gordxs, chocan. Molestan. Incomodan. Llaman la atención. Son tema de burla y discriminación. “Incluso dentro del feminismo”, como dice Flor. De la misma forma, incomodan lxs cuerpxs disidentes, lxs cuerpxs indígenas, lxs cuerpxs negrxs, lxs cuerpxs no deseados. ¿Es acaso el propio feminismo un movimiento que disgrega y se incomoda por la diversidad dentro de la propia diversidad?

Las mujeres levantan el pañuelo del aborto en los medios de comunicación, en las entrega de los Martín Fierro, en telenovelas argentinas, en marchas, en conferencias. Pero son quiénes después se asustan de un cuerpx disidente, y marcan una diferencia con ese otrx para dejar en claro que ese cuerpx no es su cuerpx. Ese cuerpx es lo que no se es. Y ese cuerpx incomoda porque es la excepción.

Flomeije es una cuenta que aborda el tema de la gordxfobia con mucha crítica, plantea que el amor propio no siempre es una opción puesto que estamos atravesadxs por prácticas y costumbres culturales que han hecho que sigamos cuestionando nuestrxs cuerpxs gordxs e intentando alcanzar un cuerpo “ideal”.

Otro de los temas que aborda y que llama la atención que aborde es el de la salud mental. Y desde ahí apunta a la ansiedad, al miedo a los ambientes rodeados de gente, a las propias inseguridades jugando en contra, a las sesiones de terapia o a los pensamientos intrusivos. Alude a dar un mensaje real y contenedor de que hacemos lo que podemos en este mundo de mierda.

“Cuando hago alguna publicación sobre temática de salud mental es porque justo en ese momento me interesaba hablar de ese tema, además de ser una persona con ansiedad social, trabajo coordinando un taller de arte en un centro de día, así que estoy bastante familiarizada con la temática.”

Por último, un detalle a destacar es el uso de muchxs animales en sus posteos, lo que lo hace particularmente llamativo. Y Flor explica que “animales dibujaba hace varios años, me gustan y ahora los incorporo al collage porque siento que suavizan ciertos mensajes y los hacen más llevaderos.”

Dentro de las nuevas plataformas y de la interminable cantidad de información que circula, Flomeije aborda temas no sólo que están en agenda sino también aquellos que incomodan dentro del propio feminismo, lo que lo hace un espacio loable dentro de tanto bombo y discursos cliché.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *