Paraguay: Primer juicio oral por transfemicidio

Agencia Presentes

***

El pasado viernes 9 de agosto a las 8:30 de la mañana inició, en la ciudad de Luque, más específicamente en el Palacio de Justicia, el juicio oral y público contra Blas Enrique Amarilla acusado por el asesinato de Romina Vargas Florentín, una mujer trans de 28 años.

El hecho sucedió el 16 de octubre de 2017, en la ciudad de San Lorenzo, Gran Asunción. Durante una jornada laboral – en la que ella ejercía el trabajo sexual- un hombre se le acercó y comenzó a apuñalarla en el pecho.

El asesino era Blas Enrique Amarilla, de 21 años, ya conocido como “el cuchillero de travestis”: fue quien intentó apuñalar a Yren Rotela la noche del 16 de septiembre al salir de una peluquería y quien también le cortó el cuello, la cara y los brazos a Sheila Aguayo el 29 de septiembre del mismo año.

Según las pericias psicológicas, Amarilla era consciente de lo que hacía cuando atacó a Romina. Es más, confesó a la prensa que había cometido dicho delito y que “lo volvería a hacer por el odio que tiene a las travestis”. Su objetivo, según afirmó, era “eliminar a todos los maricones”.

El juicio por Romina marca un antes y un después. El caso de Romina Vargas se convirtió en el primer asesinato a una mujer trans que llega a juicio en la historia de Paraguay.

Hasta entonces, la fiscalía no llevaba registro de los casos. Siempre han sido las mismas chicas trans quienes tuvieron que investigar sobre su colectivo y contar su realidad en primera persona.

En el 2016 se aprobó la Ley de Protección Integral a las Mujeres contra todo tipo de violencia pero excluye a las trans de acceder a esta protección, después de que los legisladores eliminaran la palabra “género” de todo el contenido de la ley.

Es por eso que matarlas no cuenta como transfemicidio en Paraguay. Es verdad, ahora la Fiscalía acusa a Blas Amarilla de matar a Romina Vargas, pide la pena máxima, pero en el caso no se incluyen los intentos de asesinar a Sheila e Yren.

Es por este motivo que las compañeras trans consideran que el asesinato de Romina podría convertirse en el primer transfemicidio en Paraguay en el que se dicta una condena y se hace efectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *