“Soy María Eugenia Vidal, LA GOBERNADORA”

Fuente: La Nación

Por: Antonela Mennuto

Hace pocos días comenzó a circular entre lxs periodistas un vídeo de la gobernadora María Eugenia Vidal, filmado en abril de 2019 y filtrado en las últimas horas, en el marco de la campaña de cara a las próximas elecciones de octubre.

Este vídeo, que no figura en la cuenta oficial, fue publicado por el senador Alfredo de Angeli y (antes de que lo eliminara) retwitteado por el periodista Juan Amorín. En el mismo, Mariu visita a una víctima de violencia de género: “Venís de problemas de violencia, ¿cómo fue eso?”, pregunta. Y ella, una joven de la localidad de Morón, le cuenta que un hombre la acosa constantemente. Entonces, la gobernadora toma cartas en el asunto y va a golpearle la puerta a este tal Horacio para avisarle que está al tanto de la situación. Al final del vídeo se puede leer: “no desperdiciemos la oportunidad de tener una gobernadora sin miedo”.

Al parecer, la única decisión acertada fue la de no publicarlo en las cuentas oficiales, porque filmarlo y editarlo fue una clara decisión del mejor equipo de los últimos cincuenta años: el vídeo es real, el diálogo existió y la que aparece es la gobernadora.

Teniendo en cuenta la pésima actuación y la empatía forzada, tranquilamente podría ser otras de las tantas puestas en escena de Cambiemos. Pero vamos a suponer que no. Vamos a suponer que es real y que ese diálogo fue genuino. Supongamos, por un instante, que alguien tuvo la brillante idea de grabar a Vidal conversando con una víctima – en tono femininja sororo- porque de verdad le importan las mujeres, y no sólo porque garpa hacer uso de la violencia machista para la campaña electoral.

Siguiendo esta hipótesis, lo que se observa, en primer lugar, es un profundo desconocimiento acerca de cómo acompañar estas situaciones. Una falta de idoneidad absoluta.

Exponen a la víctima mostrando su cara y publicando su nombre, violando todo protocolo contra la violencia de género. “No te preocupes que voy a ir yo”, le dice a la víctima, como si ella fuera garante de algo. Mariu parece la seño de sala naranja, retando a Horacio porque molesta a su compañerita. “Hola, Horacio. Buenos días. Soy María Eugenia Vidal, LA GOBERNADORA. Muy educada, utiliza un tono que parece traducirse en un “dale, Horacio, no te hagas el loco… ya me contaron lo que hiciste, así que portate bien. Hasta luego”.

Además, hace que un sólo caso articule como testigo de una realidad mucho más compleja. No alcanza con la respuesta individual, que refuerza la idea del tutelaje, cuando la solución debe ser estructural y acompañada por políticas públicas que brinden herramientas para que las mujeres tengamos más libertad y autonomía.

Triste y desafortunado, Mariu. Con las (supuestas) buenas intenciones no alcanza.

Más que una gobernadora que no tenga miedo, esperábamos una gobernadora que se hiciera cargo.

Desde que María Eugenia Vidal asumió en la provincia de Buenos Aires, no llevó a cabo ninguna política vinculada a la protección de las mujeres ( y ni hablar de las identidades disidentes).

En 2016 cerró programas destinados a combatir la violencia de género y destinó apenas 4,50 pesos por cada mujer. Además, subejecutó el presupuesto de Violencia y utilizó sólo un 2%. En 2017, Telam publicó cifras oficiales de la Procuración General Bonaerense, que daban cuenta de femicidios ocurridos cada cuatro días. Sumado a esto, en 2018, un informe del Ministerio Publico Fiscal, detallaba el incremento de femicidios a 102 por año, sólo en la provincia de Buenos Aires.

Fuente: Informe ministerio publico de la provincia de buenos aires

Sin embargo, contrario a atender la #EmergenciaNiUnaMenos, la gobernadora bajó el presupuesto destinado a entidades y organizaciones; cerró la línea 144; la reabrió; echó a cinco operadoras que reclamaban por las condiciones de precarización laboral y la falta de recursos para acompañar los casos; y las reincorporó cuando los despidos tomaron estado público. Eso fue todo lo que ocurrió en materia de género.

En definitiva, aunque se preste al juego de ser una gobernadora “feminista” entre tanta política patriarcal, lo cierto que todo su gabinete está compuesto por hombres. No hay en el gobierno provincial perspectiva de género, ni una mirada dirigida a la reivindicación de esta lucha.

Que alguien le avise a Mariu que las mujeres no necesitamos Heidi-heroínas que le golpeen la puerta a las machos violentos. No queremos respuestas individuales y fragmentadas: queremos un Estado presente, que brinde soluciones de manera integral y coordinada.

http://www.nuevoencuentro.org.ar/actualidad/23-noticias/3597-macha-vidal-ejecuto-solo-el-2-del-presupuesto-para-prevencion-de-violencia-de-genero/ (Oportunamente, la pagina oficial del gobierno provincial donde estaba cargado el presupuesto, se eliminó: https://www.cgp.gba.gov.ar/presupuestaria/descarga-estados.aspx )

https://www.telam.com.ar/notas/201703/181932-mujeres-asesinadas-buenos-aires-casos-violencia-genero-2016.html

https://www.gba.gob.ar/linea144

https://www.mpba.gov.ar/files/content Informe_Femicidios_y_Procesos_Penales_de_Violencia_Familiar_y_de_Genero_2018.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *