El potencial femicida, Lucas Ezequiel Grippo, finalmente fue detenido

Por: Victoria Briccola

Este viernes 16 de agosto llegó la mejor noticia, y lo que podría ser el final del calvario, para Melina Cruz. Un viernes con sensación de alivio y libertad. Minutos después de las 15 horas, se conoció que estaban a punto de detener a Lucas Ezequiel Grippo, agresor y potencial femicida.

Melina es una joven platense de 29 años que hace 8 que protagoniza una pesadilla junto a su pequeña de 7 años. Grippo, su ex pareja y padre de la nena, se encargó de hostigarlas, amenazarlas permanentemente e, incluso, golpear a Melina al punto de que su vida esté en total peligro.

“A los medios de comunicación que me estuvieron acompañando en este proceso que fue largo, les quería avisar que Grippo va a ser detenido. En este momento lo están yendo a buscar”, así alertaba Melina a través de WhatsApp a diferentes periodistas sobre el panorama a desarrollarse en las próximas horas.

Sus ojos demostraban cansancio cada vez que encontrábamos su rostro en alguna foto que acompañaba una nota o en alguna entrevista de algún canal. Sin embargo, Melina siguió caminando y sin miedo a mostrar su realidad. Demasiado escondida y encerrada tenía que estar en su casa a causa de las amenazas y falta de protección que padecía todos los días.

Grippo, empleado y licenciado en Comunicación Social, fue denunciado 12 veces y a fines de 2018 obtuvo una orden perimetral para ella y su hija por “tiempo indeterminado”, debido a la cantidad de amenazas y agresiones padecidas.

La última denuncia por tentativa de homicidio fue investigada por la UFI Nº 15 del Departamento Judicial La Plata, a cargo de la fiscal Cecilia Corfield, quien ordenó la detención del hombre que no se pudo efectivizar, ya que la defensa había presentado un pedido de eximición de prisión y continuaba en libertad.

El punto de inflexión se conoció este viernes cuando los jueces de la Cámara de Apelaciones y Garantías rechazaron un pedido de su defensa.

Así fue que los detectives de la DDI La Plata, a cargo de Néstor Muñoz, aprehendieron a Grippo, en un departamento ubicado en la esquina de 18 y diagonal 75. Ahora quedó a disposición de la fiscalía 15.

“Hace bastante que dejé de ser Melina, porque todo esto me llevó a un deterioro psicológico muy grande: estoy medicada, tengo ataques de pánico y una depresión controlada continuamente por una psiquiatra y un grupo de psicólogas”, había relatado Melina en una entrevista a un medio local.

“Me agarraron tres tipos en la calle un domingo, cuando yo iba por la calle con la nena. Se bajaron de un auto y me empezaron a golpear. Él estaba adentro del auto esperando”, contó.

También recibieron amenazas por parte del padre de Grippo hacia Melina, hacia la madre del propio denunciado y hacia la pequeña: “Me tocaban el portero y decían que íbamos a aparecer en una bolsa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *