La feria también fue el Encuentro

Por: Florencia Abasto

El sábado nos despertó la tormenta. Cruces de sal, plantación de huevos, la danza de la lluvia: lo intentamos todo. El agua no se detuvo, continúo toda la madrugada del sábado, amaneció y parecía que cada vez llovía con más fuerza. Se suspendió el Acto de Apertura: el Estadio Único de La Plata, sede central de las actividades del Encuentro, estaba inundado. Pero la manija que teníamos no podía acobacharnos, así fue que con piloto puesto y paraguas en mano, salimos a encontrarnos con lxs compañerxs.

El circuito cultural, específicamente la feria, sucedería en calle 7, desde Plaza Italia a Plaza Rocha, en la calle. No pudo ser como lo esperábamos, pero por supuesto que se realizó igual. Lxs emprendedorxs buscaron la forma de exponer sus artículos, algunxs bajo la lluvia, otrxs buscaron refugio en centros culturales de la ciudad o en los pasillos de las facultades, donde más tarde se llevarían a cabo los talleres, eje central del Encuentro.

Tania es una emprendedora de Azul, provincia de Buenos Aires, vende cuadernos artesanales y stickers con mucha onda. El sábado arrancó a feriar en Casa Unclan y cuando paró de llover arrancó para Plaza San Martín, donde pasó el resto de la jornada. Venía de una noche complicada “el chofer de la combi fundió la camioneta a mitad de camino”, contó con un poco de gracia. Pero lo que le causaba risa no era quedarse varada dos horas, junto a sus compañerxs en la mitad de la madrugada y con lluvia; lo gracioso era que cuando el chofer pidió auxilio le avisaron que su mujer estaba pariendo “el chabón estaba con un montón de feminazis, en medio de la ruta, con su mujer ahí parida”, contó entre risas.

Tania es diseñadora gráfica, hace un año y medio empezó con los cuadernos y los stickers porque la crisis la obligó a empezar a hacer “cosas vendibles”. Además, estuvo de viaje dando talleres y haciendo feria. Por lo general participa del Encuentro como tallerista o como coordinadora, pero esta vez, decidió estar del lado de lxs emprendedores. El domingo estuvo con su puesto en Plaza Rocha, a su alrededor sucedían las intervenciones artísticas y los talleres del Encontrolazo. “Como es en La Plata, pudimos arreglar hospedajes con amigas, hoy estoy bañada y esto es un lujo, no me quejo de no poder bañarme, lejos de eso, pero hoy me levanté, me pegué un bañito, renové la energía y estamos acá disfrutando de la feria”, finalizó.

Foto: Micaela Mennuto

Muchxs otrxs feriantxs decidieron guardarse el sábado o hacer otras actividades, como Erica. Tanto ella como sus compañeras, con quienes comparte un emprendimiento de toallitas y protectores de tela, decidieron no exponer sus artículos por miedo a que se les arruinen con el agua. Sin embargó, el domingo amaneció con un sol hermoso, y Erica pudo feriar en plena calle 7. “Va a ser una hermosa marcha, salió la fiesta del Encuentro”, expresó con alegría.

Lxs emprendimientos que se encontraban eran variados, lo lindo era experimentar la sensación de que si comprabas algo, estabas dándole una mano a unx compañerx de lucha y eso era hermoso.

Sofía es de Lomas de Zamora y vende ropa de diseño. Es el quinto Encuentro en el que participaba, siempre trabajando, le gustaría poder participar de los talleres pero no le da el tiempo. Lo que no se pierde nunca es la marcha.

Una chica le preguntó si todos los talles de tops tenían el mismo precio y luego de responder que sí, Sofía agregó: “trato de generar conciencia sobre todas las clases de cuerpos, es difícil, soy sincera, creo que es un problema más económico del que hace la ropa, que cultural. La ropa que lleva más tela, te sale más cara y tampoco está bueno poner más caro los talles grandes, entonces unificas precios. Hay que tener conciencia de que no somos ni todas flacas, ni gordas, ni medianas, ni altas ni bajas, somos todas distintas”.

El circuito feriante parecía no terminar nunca, el domingo sí pudo desarrollarse sobre la avenida 7, y entre medio de puesto y puesto, sucedían cosas hermosas, batucadas, cánticos, agite, abrazos, glitter, mucho glitter. Como en el 8M, como en el Congreso por el debate por la legalización del aborto, como en cada encuentro feminista, como sabemos celebrar lxs pibxs esta lucha, con amor, alegría y sororidad. Irreversible.

Un comentario sobre “La feria también fue el Encuentro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *