Por: Belén Arias

Esa mañana me despertó una alarma programada, preparé café y mate, despedí a las dos compañeras y a la bebé que recibí en mi casa, acomodé todo lo necesario en la mochila, y encaré para el Estadio.

La música se escuchaba apenas ingresamos al Playón, mientras nos acercábamos bailando y charlando. Había muchas banderas y muchos colores por todos lados; muchxs tenían las caras pintadas, otrxs tenían glitter y algunxs todo junto.

Lo primero que se escuchó desde el escenario fueron las Sedes. “¿Se eligen primero las Sedes?”, preguntó alguien y otras respondieron: ” ¡No! Primero se leen las conclusiones y luego se elige la Sede”. Desde arriba siguieron: “Santiago del Estero, San Luis, Capital, Tucumán”. Arranca la votación por ovación, y entonces desde el micrófono lo confirman: “Próxima Sede San Luis”. “¿Ya pasaron todas?”, se preguntan otrxs chicxs. Siguen poniendo música.

Empezamos a notar que suben el volumen cada vez que se grita “Plurinacional y con las Disidencias”. Sin embargo, no alcanza para silenciar los cantos: “hay que saltar, hay que saltar, el que no salta es Nacional“, “Olé, olé, olé, ola somos lesbianas, travestis, trans y el Encuentro ya es Plurinacional olé olé olé ola“. También se escucha del otro lado “Qué momento, qué momento, a pesar de todo, les hicimos el Encuentro, qué momento!”

Arranca la lectura de las Conclusiones de los talleres. A algunxs compañerxs no les permiten subir al escenario, otrxs dicen que se olvidaron las conclusiones de su taller.

La Campaña Somos Plurinacional arma un cordón y avanza hacia el centro. Alguien logra subir al escenario, es Claudia Vasquez Haro, activista travesti junto a Zulema Enríquez, activista quechua, ambas de la Campaña Somos Plurinacional.

“Tenemos que aprender a escucharnos, tenemos que aprender a respetarnos en la diferencia, no podemos callar nuestras voces ¡El enemigo no está acá, el enemigo es el Patriarcado!”, logró decir Claudia Vasquez Haro.

Y entonces se oyeron los reclamos: mal manejo de la lectura de las conclusiones de los talleres ( muchxs leyeron desde su celular, porque se les habían perdido los papeles oficiales); otrxs comentaban cómo se sintieron ninguneadxs por parte de la Comisión Organizadora, tal es el caso del Taller Mujeres, Disidencias y Discapacidad – Diversidad Funcional, donde también reclamaron que no había accesibilidad para ellxs. A su vez, proponían que la discapacidad debería ser un eje transversal en todos los talleres y en todos los espacios con una perspectiva de diversidad.

Sigue la lectura de conclusiones, ahora es el turno del Taller Personas trans y travestis, que toman el micrófono junto a la compañera Lolita Chávez Ixcaquic, activista indígena guatemalteca, ya que no se les había permitido subir a hablar al escenario a las feministas del Abya Yala, y dice al micrófono: “Con la memoria, la historia, la sangre y el vientre de nuestras ancestras hoy abrimos camino. Estamos marcando la historia y rompiendo el cerco mediático. Ya no más racismo contra nosotras”.

***

Es el turno de lxs niñxs y lxs jóvenes, con el Taller Adolescencias y Juventudes. En sus conclusiones mencionan que sólo había una adulta (docente) y que no intervenía, que ocupaba una tarea secundaria, que era tomar notas. Al taller lo habían coordinado niñas y jóvenas. A su criterio, algo muy importante, ya que muchxs niñxs no se animan a contar cosas adelante de adultas y esto era de vital importancia para poder hacer enriquecedor el taller, con las voces de todas las que asistieran.

Continúan subiendo compañerxs al escenario: luego del Conversatorio de Ciudades Feministas (linkear nota de Angie sobre ciudades feministas) llega el turno del Taller Mujeres Afro y Afro LTTBNB. En sus conclusiones dicen: “Nosotras mujeres negras, afrodescendientes y afroargentinas, en la cuarta edición de nuestro taller denunciamos la violencia del racismo y del machismo, los dos pilares fundamentales del capitalismo, que impactan en nuestras cuerpas (…) Como mujeres Afro tenemos una tarea, reivindicar un origen e instalar un ejercicio. Preguntarnos de dónde venimos, punto clave para derribar el pensamiento colonial que nos afecta a todas, a todes por igual. Como no sabemos nuestro origen discriminamos, porque no sabemos nuestro origen no sabemos convivir con la diversidad. A las mujeres de la Comisión Organizadora les tenemos que decir en principio, que en San Luis no queremos que nos hablen de San Martín, queremos que nos hablen de María Remedios del Valle, mujer negra y madre de la Patria”.

Llega la hora de entregar el Playón, las feministas seguimos hablando abajo, las compañeras del Taller Mujeres, Disidencias y Cannabis comentan sus conclusiones sin micrófonos: “Lo primero que nos interpeló fue el nombre: mujeres, disidencias y cannabis, proponemos cambiarlo por feminismos, disidencias y cannabis; y eso también incluye que este taller también se encuentra a favor del cambio del nombre del Encuentro, por Encuentro Plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales y no Binaries. Que se corte con la distinción de Cannabis medicinal y Cannabis recreativo, la planta es una sola, es terapéutica, es un medio económico, es una industria del cañamo del cannabis y hay muchisimo más, entonces dejemos de hacer esa distinción, que cada une le dé el uso que crea necesario”.

Una compañera se acerca y dice que pertenece al Movimiento de Mujeres Indígenas del Buen Vivir. Comenta: “el debate por la Plurinacionalidad ha sido muy intenso y muy doloroso, donde las mujeres indígenas no hemos podido participar de muchos de los talleres. Yo les pido a todas las mujeres que están acá que puedan acompañar a las mujeres que están sosteniendo una ocupación pacífica en el Ministerio del Interior en CABA ya desde hace una semana y están durmiendo afuera, con lluvia, con frío. Necesitamos su ayuda, necesitamos que se acerquen al Ministerio del Interior y lleven ropa, bolsas de dormir, frazadas, elementos de higiene y comida hecha: Plurinacional no es solamente hablarlo, gritarlo y decirlo en un escenario, Plurinacional también es estar allá con las hermanas que están resistiendo”.

Se terminó el Encuentro, nos queda este sin sabor final, de no poder leer las conclusiones de todxs, de que se nos fue callando con música y censurando en las pantallas. Por otro lado, también tenemos otras sensaciones más positivas ya que, como siempre, nunca se vuelve igual después del Encuentro, porque te atraviesa por todos lados, te hermana, te emociona, te abraza y te volvés a cuestionar todo. Y lo más importante es saber que ya no estás solx, que hay miles y miles de compañerxs acompañando la Lucha Feminista!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *