Foto: Micaela Mennuto

Por: Antonela Mennuto

Son las 6 am del sábado 12 de octubre de 2019 y en la ciudad de La Plata, una vez más, llueve. Una a una las gotas golpean los vidrios de las ventanas, las copas de los árboles, la tierra de los barrios, el pasto de las plazas.

Lo que hasta hace un par de horas podía considerarse parte de la mística se ha transformado, ahora, en una complejidad. Apenas aclara y estallan los mensajes en los grupos de whatsapp:

– ¿A qué hora nos encontramos?

– Banquen, que a Beba le entró agua

– Vayamos al parque, concentremos igual

– Se inundó la escuela, no podemos salir

Quienes han nacido o habitado en la ciudad durante los últimos años, saben que el cielo encapotado y la lluvia incesante activan una fibra sensible en el inconsciente platense. Y no es para menos, porque este temporal alcanzaría la mayor cantidad de milímetros desde aquel trágico 2 de abril.

Después de unas horas, los bomberos ponen fin a la disyuntiva: por las condiciones climáticas, se prohíbe el ingreso al Estadio Único y el acto de apertura queda suspendido. Sin embargo, y pese a todo, el 34° Encuentro Plurinacional ya es un hecho.

***

Previa

La Plata es una ciudad capital y, como tal, está acostumbrada al movimiento, a las dependencias públicas, a la dinámica universitaria, a la actividad política y cultural. Sin embargo, ser la sede del 34° Encuentro Feminista, y proyectarlo como el más masivo de la historia es algo que, evidentemente, genera una vibración distinta. Dos semanas antes, el hospedaje se había agotado, las pibas y lxs pibxs estaban manija y ya se hablaba del tema en almacenes y oficinas. Ese viernes fue fiesta. Fue fiebre. Fue corte de calle y bienvenida feminista.

Sábado

Mientras se suspende la apertura del “Encuentro Nacional”, a pocas cuadras de Parque Alberti se da comienzo a la lectura del Documento de Apertura de la Campaña Somos Plurinacional.

– No vamos a aceptar más violencias de este capitalismo patriarcal. Deseamos para el futuro que nos nombren a todxs. Este encuentro es Plurinacional y con las disidencias, dijo Zulema Enríquez, sosteniendo la bandera whipala.

– Luchamos por el aborto legal, seguro y gratuito en cualquier lugar; exigimos la separación de la iglesia y el estado, sumó María Julia Constant.

– Ya no somos lxs mismxs que hace 34 años, este Encuentro es Plurinacional y también se pronuncia contra el ajuste y el saqueo, finalizó Claudia Vásquez Haro.

Alerta, alerta que camina, la lucha feminista por América Latina.

Se cuidan, se cuidan los machistas, América Latina va a ser toda feminista.

***

Ingrito tiene que encontrarse con sus amigas en la facultad de Humanidades a las 15:00 pero la ciudad se ha transformado en un hormiguero al que acaban de patear y es muy fácil perderse. Se aleja para marcar un punto neutro y pega el grito cuando identifica a Majo:

– ¡Eeeeee, ahora seh!, grita mientras agita los brazos expuestos a la lluvia, descubiertos del piloto que armó con una bolsa de consorcio.

Ingrito es morocha y apenas pasa los 25 años. Tiene las zapatillas mojadas, una gorra en la cabeza y mucha energía contenida en su metro sesenta. Aunque nació en Las Flores, vive en La Plata hace más de cinco años. En Trelew, participó del Taller Mujeres y Cannabis y en este Encuentro quiere asistir al Taller de Relaciones Afectivas, junto a dos de sus amiguxs.

Foto: Micaela Mennuto

El edificio de la Facultad de Humanidades y de Psicología está desbordado. Un grupo de pibxs propone desdoblar una comisión en el predio, sin importar la garúa intermitente. Ingrito, Majo y Beba se suman.

Entre pilotos de bazar chino y paraguas de colores, se arma la ronda. En su mayoría, jóvenxs hablando sobre una curiosidad generacional: los vínculos. Amor libre, amor propio, celos, engaño, soledad, sociedad, emociones, conexión, fueron alguna de las palabras que se escucharon durante las tres horas que duró el taller.

Al desconcentrar por el Bosque, un grito comenzó a correr: “¡Pañuelazo en 7 y 50! ¡Pañuelazo en 7 y 50!” Por el mal tiempo, se había suspendido el Festival de la Campaña pero se autoconvocaba a un pañuelazo en la esquina principal. Lo demás es reclamo conocido:Aborto legal, seguro y gratuito.

Foto: Micaela Mennuto

La jornada seguiría en 1 y 57, en la marcha contra los travesticidios y transfemicidios, con las compañeras de Otrans a la cabeza, con la foto de Lohana Berkins y Diana Sacayán como bandera.

Según el último informe publicado por el Observatorio Nacional de de Crímenes de odio LGBT, en el 2018 hubo 147 crímenes de odio: 147 muertes causadas por la orientación sexual, identidad o expresión de género.

Días después, apenas terminado el Encuentro, Quimey Sol Ramos haría público un emotivo pedido desde su cuenta de instagram: “Nos come la angustia al ver la desidia en la que caen nuestras compañeras trans y travestis. Lo primero que nos mata a las travas es el desamor, el creer que no valemos una mierda. No nos alcanza con ser parte de sus trabajos prácticos, ¡basta!, necesitamos empezar a transformar. Las necesitamos tejiendo redes, visitándonos, acercando un plato de comida, un mate. Necesitamos que pasen y sean parte de nuestras vidas”.

***

Domingo

Los primeros rayos de sol activaron la feria peatonal que, poco a poco, comenzó a llenar la avenida 7 de emprendedorxs y activistxs.

Click acá.

Gladys, por su parte, llegó temprano para acomodar la parrilla sobre calle 53, frente a Plaza San Martín. Tiene el semblante curtido de trabajar y parir, aros de perlas y un tatuaje en el antebrazo que dice “Camila”. Es habilidosa en el manejo de la cuchilla, con la que corta bondiola y abre los choris, mientras dos niñxs la ayudan con los panes.

Pese a la multitud, hay quienes parecen ajenos al Encuentro. Por calle 8 no transita más gente de la que pudiera pasear un domingo cualquiera. Sin embargo, dos o tres locales del centro comercial levantaron sus persianas para que un par de doñas pudiera comprar esmaltes en oferta por el ´Día de la Madre´.

***

Se concentra y no se avanza. La marcha estaba anunciada para las 18:30 pero, aunque ya casi anochezca, una gran cantidad de compañerxs no han cruzado siquiera diagonal 79. Nadie sabe bien por qué, pero se ha perdido de vista la columna de la Campaña por el Aborto Legal.

Es que somos miles intentando llegar, hasta que se abre el embudo y la ola se empieza a acomodar. Más de 60 cuadras de marcha, más de una garganta rota, más de un abrazo amigx, más de un bombo sonando, más de un agite balconero.

La columna de la Campaña Somos Plurinacional desvía para pasar por la catedral. Pero no sólo han vallado el paso, sino que además, han cortado la luz en Plaza Moreno y en todas las calles aledañas. La marcha, entonces, desvía por avenida 13 hasta 32.

Mientras tanto, en el Playón del Estadio único ya se amontonan lxs pibxs. Haciéndole frente al frío, bailando al calor de un vino. Termina la noche con la con convicción de que el Encuentro es más un evento político y con la certeza de que fuimos más de 200 mil participando, activando, para pensar y repensarnos.

Foto: Micaela Mennuto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *