¿Qué sabemos sobre el HPV?

Por: Soledad Santalucía

Ocho de cada 10 personas contraerán HPV en algún momento de sus vidas: un 80% de la población, para ser más específicxs. Es una enfermedad que causa 530.000 casos por año y su mortalidad es de 275.000 muertes.

¿Qué es el HPV o VPH? ¿Cómo prevenirlo? ¿Cómo curarlo? ¿Tiene cura? ¿Quiénes se pueden vacunar? ¿El uso del preservativo aísla por completo el virus? ¿Las parejas heterosexuales tienen menos riesgo de contagio?

El HPV (Human Papiloma Virus) o VPH (Virus del Papiloma Humano) es un virus que se transmite sexualmente, siendo una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más común en el mundo que pueda contraerse sin necesidad de tener penetración.

Visibles charló con Bárbara Perazzo, médica tocoginecóloga del Hospital B. Rivadavia, y especificó que “estudios epidemiológicos demuestran que el 70% de las personas adquiere una infección por HPV en algún momento de su vida, una vez iniciadas las relaciones sexuales. El 80% de las mujeres adquirió la infección en promedio cercano a los 28 meses luego de su debut sexual y en la Argentina, la edad promedio de inicio del mismo es de 15 años y seis meses”.

Actualmente no existe ningún método eficaz para prevenir el contagio puesto que es casi imposible tener una cobertura del área expuesta al momento de tener relaciones sexuales. Esto se aplica a todo tipo de parejas, heterosexuales o no.

“En realidad, tanto en las relaciones entre mujeres y hombres, hombres con hombres o mujeres con mujeres, la posibilidad de tener una profilaxis, es decir, una cobertura total del área, es imposible ya que un cuerpo está encima del otrx, el roce, el sexo oral y todas las formas de relaciones sexuales implican un contacto tanto de la piel como de las mucosas. Cuando hablamos de mucosas nos referimos a la parte de adentro de todos los orificios, ano, boca, vagina. Y el virus del HPV tiene como muchas finidades, es muy fácil que pueda apegarse a cualquier tipo de esos tejidos, tanto de la piel de afuera como de la parte de adentro.

Entonces en las relaciones heterosexuales donde hay penetración, el pene es sólo una porción que se cubre con un preservativo, el resto no está libre de contagio. En realidad, en la vida el 70% de las personas tienen contacto con el virus porque es de muy fácil contagio”.

Bárbara explica que la clave en la prevención para evitar las lesiones virales es mantener un estado inmunológico estable, es decir, tener las defensas lo más altas posibles, una vida medianamente sana, dejar de fumar y hacerse los controles correspondientes.

Ahora, ¿cuántas respuestas dan lxs ginecólogxs en las consultas? ¿Acaso hablan de las vacunas, de la prevención, de dejar de fumar cuando se está en exposición del virus? ¿Acaso los medios de comunicación hablan de las enfermedades de Transmisión Sexual? ¿Las escuelas han incorporado sus contenidos a la Ley de Educación Sexual Integral vigente en Argentina?

Es importante tener en claro que, actualmente, la vacuna contra el HPV solamente es gratuita para niñas y niños de 11 años con respecto al calendario nacional de vacunación.

Bárbaro Perazzo comenta que “actualmente existen tres vacunas contra el Virus del Papiloma Humano (HPV)-2 de ellas disponibles en nuestro país-: BIVALENTE, dirigida a los serotipos vírales 16-18, causante de la mayoría de las lesiones precursoras y carcinomas; y TETRAVALENTE, que incorpora a los serotipos 6-11-16-18.

Las vacunas son altamente eficaces para prevenir las patologías para las que fueron diseñadas. Ambas poseen una eficacia superior al 98% para prevención de la lesión preneoplásica, es decir, no se trata de cáncer, pero si no es convenientemente tratada puede conducir a él”.

En la República Argentina la vacuna contra el HPV fue incorporada al Calendario Nacional de Inmunizaciones en el año 2011 con carácter gratuito y obligatorio para niñas de 11 años nacidas a partir del año 2000 con un esquema de 3 dosis. Y en el año 2017 se amplió para todos los varones de 11 años nacidos a partir del año 2006 puesto que es importante reconocer que tanto varones como mujeres son responsables de la transmisión del virus. Gracias a la vacuna se logra disminuir la mortalidad de mujeres por cáncer de cuello de útero por efecto indirecto y prevenir a los varones de otros tipos de afecciones y cánceres asociados a este virus.

La doctora Perazzo explica que la vacuna se incorpora a pacientes de 11 años con el fin de cumplir con una prevención primaria (esto quiere decir que el primer contacto con el HPV lo tengan por medio de la vacuna) y que puedan generar mayor cantidad de anticuerpos que lxs protejan para evitar que se generen lesiones por esos tipos vírales.

La mala noticia es que fuera de ese rango de edad la vacuna tiene un costo elevadísimo, más allá de que se recomienda vacunarse hasta los 45 años de edad, el costo de la vacuna es de $7406.85 sin posibilidad de que ninguna obra social la cubra.

La pregunta que muchxs se hacen es: ¿Qué pasa en el caso de quiénes ya han contraído alguna vez el virus?

Se sabe que el HPV puede ser visible a través de las lesiones que se presentan en la piel o mucosas, y pueden manifestarse por presencia de condilomas (verrugas), únicas o múltiples, blancas, grisáceas o rosadas hasta llegar a un cáncer o precáncer de cuello uterino, vagina, ano y orofaringe. Además, provocan dolor, ardor, picazón o irritación local por rascado o roce con la ropa interior.

Una persona que ya contrajo el virus no se cura, puesto queda en el cuerpo toda su vida. Lo importante es controlar que no vuelvan a salir dichas lesiones. Esto no se hace a través de la vacuna porque no es terapéutica para las lesiones ya producidas, sino que les puede permitir protegerse contra la infección de otros tipos de HPV.

Bárbara añade que “las posibilidades de transmisión viral en pacientes que tuvieron una lesión ya resuelta son bajas, dado que su sistema inmunológico mantiene al virus en un estado “latente” (inactivo) que no permite su multiplicación, por lo que, al no generar partículas virales nuevas, la posibilidad de contagio es muy baja. No existe un tiempo estimado para el cese de contagio, el mismo se expresa en presencia de lesiones.”

Lo importante, como detalló, es mantener un estado de vida saludable y realizarse los controles anuales sin excepción. Perazzo explica que, la única medida de prevención es la vacunación para pacientes de 11 años. Y en cuanto a la prevención, es decir en la detección en forma temprana de lesiones para poder realizar un tratamiento adecuado, es muy importante realizar los controles ginecológicos, con toma de PAP, o captura híbrida.

El uso de preservativos como método de barrera es de ayuda para la prevención de lesiones en cuello y vagina, sin embargo, la superficie a cubrir es amplia y no existe posibilidad de abarcarla por completo. Esto también se aplica a parejas lésbicas puesto que el campo de látex no permite la cobertura general de la piel y mucosas con las que se está en contacto en las relaciones sexuales.

“Una de las medidas que es de mucha importancia es evitar el hábito de fumar, ya que impacta fuertemente sobre nuestro sistema inmunológico, lo que favorece al desarrollo de lesiones virales”, declara. Y finaliza que “el tabaquismo lo que hace es alterar una de las células que es muy importante en la primera barrera de defensa. Está altamente demostrado que lxs pacientxs fumadorxs tienen mucho más riesgo de contagio, para contraerlo y en caso de si tiene una lesión que no desaparezca sola, persiga en el tiempo. Lo peligroso de las lesiones del HPV son las que son persistentes porque pueden desarrollar una enfermedad más importante”.

Entrevista: Bárbara Perazzo, Médica Tocoginecóloga del Hospital B. Rivadavia – MN 134629

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *